Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENTRE LíNEAS

Tecnología en tiempo de coronavirus

Creo que todos alguna vez nos hemos preguntado cuántas de nuestras empresas están transformadas digitalmente y, de no ser así, cuál es el estado de este proceso de cambio. Hasta hoy se habían elaborado multitud de cuestionarios y estudios a la búsqueda de indicadores que nos permitieran medir el grado de digitalización del tejido empresarial.

Pero lo cierto es que, en medio de todo este proceso, ha llegado la crisis del coronavirus destapando el verdadero estado de la cuestión y midiendo, de manera automática, el verdadero grado de digitalización de las empresas.

En estos días, la necesidad de implantar el teletrabajo para poder seguir manteniendo la actividad ha dejado a la luz la realidad sobre el estado de digitalización de cada empresa. Esta situación sobrevenida nos ha traído imágenes de lo más curiosas: trabajadores llevándose los ordenadores a sus casas para poder hacer su tarea o interminables llamadas telefónicas con los técnicos para intentar conectar los equipos personales con los servidores de la oficina.

Aunque, para hacer justicia, también hay que decir que para muchas empresas el teletrabajo no ha supuesto ningún trastorno porque, en su caso, venía siendo una práctica habitual.

El coronavirus está resultando ser un potente catalizador para el proceso de transformación digital que, por vía de urgencia, ha obligado a cambiar la forma de pensar de muchos empresarios a la voz de #quédateencasa.

Aunque esta situación es transitoria, y todos deseamos que más pronto que tarde la normalidad vuelva a nuestras vidas, lo cierto es que esta crisis nos está dejando una serie de aprendizajes y de nuevos modos que han venido para quedarse. Las herramientas tecnológicas que muchos profesionales están descubriendo ahora por necesidad, como por ejemplo: videoconferencias, firmas electrónicas, centralitas telefónicas en cloud, escritorios virtuales... ya estaban ahí desde hace mucho tiempo, solo que no se les había prestado demasiado interés.

Estos primeros días de #quédateencasa nos están enseñando una serie de aprendizajes que conviene ir asimilando. Por lo pronto, identificamos tres aspectos importantes.

El primero es la necesidad de disponer de entornos de trabajo ciberseguros. Muchas empresas se han entregado al teletrabajo quedando totalmente expuestas a las fechorías de los ciberdelincuentes. En la práctica, es como si hubiéramos salido corriendo de la oficina sin cerrar la puerta ni poner la alarma. Lamentablemente, ya estamos viendo los efectos de esta enorme fragilidad y los ciberdelincuentes están haciendo su agosto.

El segundo de nuestros aprendizajes nos lleva a plantearnos dónde debemos tener alojados nuestros datos. A la vista de lo sucedido, está claro que eso de seguir pensando que los datos, mejor en el servidor de la oficina, es una mala estrategia. En esta crisis, las soluciones cloud y los CPD de proximidad están mostrando toda su potencia recordándonos que el mundo hace tiempo que cambió y que los nuevos negocios pasan por la nube.

La tercera de las enseñanzas se centra en la necesidad de disponer de aplicaciones actualizadas sobre entornos web. Las viejas aplicaciones de escritorio, esas que nos evocan la época del doble clic, simbolizan el ancla de las empresas con el pasado. En estos días, la virtualización de esas aplicaciones desfasadas se está convirtiendo en toda una urgencia.

El mundo es móvil, el mundo es cloud. Esta es la máxima que nos enseña el Covid-19. La nueva situación exige entornos multicloud al que los profesionales accedan desde la web sin importar el lugar desde donde lo hagan, garantizando su acceso en unas perfectas condiciones de ciberseguridad.

¿Realmente hacía falta una crisis como esta para darnos cuenta de que lo que nos contaron de la transformación digital nunca fue una opción sino que más bien era una necesidad? Todas las crisis esconden una oportunidad. Quizás, para muchas empresas, este sea el mejor momento para comenzar su transformación digital.

Compartir el artículo

stats