Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PAPEL VEGETAL

El Nobel Joseph Stiglitz defiende los eurobonos

El premio Nobel de Economía norteamericano Joseph Stiglitz defiende los eurobonos por los que luchan los países mediterráneos y a los que se oponen Alemania y Holanda, entre otros, porque, dice, "Europa debe actuar de modo conjunto".

"Lo hemos visto en EEUU: allí los Estados federados han hecho mucho por separado, pero habría sido necesaria una intervención más decidida por parte del Gobierno de Washington", afirma Stiglitz en una larga entrevista con el diario económico alemán Handelsblatt.

El profesor de la Universidad de Columbia califica de "teóricas" y de "absurdas" las interminables discusiones sobre si los bancos centrales tenían o no que haber comprado la deuda soberana de los países. "Hicieron lo que tenían que hacer", afirma.

"Tal vez no fuese la mejor vía, pero era necesario para impedir la caída en una nueva gran depresión. Es una pérdida inútil de tiempo gastar nuestras energías en ese debate", explica Stiglitz, según el cual "es sólo una realidad el hecho de que desde la crisis bancaria los bancos centrales financian tanto en Europa como en EEUU las deudas públicas.

Stiglitz dice estar especialmente preocupado por Italia y en consecuencia por la propia cohesión de la Unión Europea y señala que "las próximas semanas van a ser decisivas para el futuro del proyecto europeo".

"En una comunidad se trata de que todos se ayuden entre sí. Italia necesita ayuda urgentemente. Estuve allí poco antes del estallido de la crisis- afirma. y creo que si Europa no ayuda a Italia, se fortalecerán tanto los movimientos hostiles al euro que es lícito preguntarse si sobrevivirá la propia UE".

Stiglitz se muestra también muy crítico sobre su país, donde, como ocurre en Europa, se repiten los mismos errores que llevaron a la crisis de 2008.

A las empresas norteamericanas les resulta atractivo comprar sus propias acciones porque les es fiscalmente más ventajoso que la distribución de dividendos y porque así aumentan los bonos que se pagan a los altos ejecutivos.

"En el Senado se ha presentado una propuesta de ley para prohibir, o al menos gravar más fiscalmente, la recompra de acciones. Lo mejor sería prohibirlas porque son fatales", ex- plica.

Preguntado por el crecimiento de los nacionalismos, afirma: "En las crisis, recurrimos todos al Estado. Es algo que se observa en todas partes. Reconocemos al mismo tiempo que se ha ido demasiado lejos con la globalización, que nos hemos vuelto demasiado dependientes de las cadenas de distribución, que no se ha diversificado lo suficiente, y esto nos vuelve menos resistentes".

Sobre el futuro, el Nobel de economía predice que tendremos que reducir el consumo y rebajar nuestro estándar de vida. Tendremos que aprender a vivir con unos recursos más limitados, lo que suscitará debates sobre una distribución más equitativa de la riqueza.

Mientras la gente no crea que se ha logrado controlar el virus, no se recuperará la economía porque la gente no querrá ir al trabajo ni gastar dinero, pronostica Stiglitz.

Para el economista neokeynesiano , los niveles de injusticia que soporta actualmente EEUU "son inaceptables para muchos". "Vivimos un auténtico trauma, de ahí que sea optimista y piense que las cosas van a cambiar".

"Pero habrá lucha y será larga hasta que se curen las heridas y se consiga la solidaridad nacional en un país ahora dividido. Espero que ese proceso de curación pueda comenzar como muy tarde tras las elecciones presidenciales" de noviembre, concluye el Nobel.

Compartir el artículo

stats