Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REFLEXIÓN

El año del cerdo

La verdad es que he tenido que buscar en internet qué animal regía este año el horóscopo chino?, y no, no es el cerdo, es un poquito peor, es la rata. Pero yo me quedo con el cerdo. ¿Que por qué? Pues porque dicen que del cerdo se aprovecha todo. Y me gustaría pensar que de este 2020 vamos a aprovechar todo.

A ver, tengo una amiga que insiste e insiste en que tenemos que aprender de lo que nos ha pasado y está pasando. Incluso asegura que quienes no lo aprendan o hayan aprendido no van a evolucionar. Y luego tengo otro amigo que nos pregunta pero qué pensáis que de esta vamos a salir como si estuviéramos en la casa de la pradera? Y no, yo creo que ni una cosa ni la otra. Pienso que en efecto más nos vale aprender un poco de esta situación que ha creado el covid-19, con todas sus consecuencias. Y no, no creo que volvamos a la casa de la pradera, ni falta que nos hace porque la ingenuidad está bien, pero hasta una edad y no para todo. Ahora bien, lo que ha ocurrido no vamos a olvidarlo. Y más nos vale que así sea, porque si cerramos los ojos, pensamos y trasladamos a un papel muchas de sus enseñanzas, seguro que encontraremos unas cuantas de esas que quedarán para toda la vida. Recuerdo que en los primeros días del estado de alarma que nos llevó al confinamiento, tal vez en el primer mes, entre los muchos chistes, bromas, memes y demás homenajes al sentido del humor que falta nos hacía, recuerdo digo que había un mensaje en el que nos decían que dentro de unos años les diríamos a nuestros hijos o a nuestros nietos "anda, que te daba yo una cuarentena como la que vivimos en el 2020" o "tú lo que necesitas es un confinamiento como el del 2020".

Y no, yo procuraré no decirlo. Porque no hay que desearle mal a nadie, ni irónicamente, que el karma es muy letal y persistente. Pero sí hay que ver dónde estábamos y cómo salimos. Y recuerdo también que al comienzo de los efectos de la pandemia pensé que este era un aviso que nos daba el universo a los seres humanos. Utilicé la misma metáfora que en esas ocasiones en que decimos que el cuerpo nos ha avisado cuando llevábamos un tiempo desbocados y cogemos una enfermedad que nos obliga a parar un rato o varios. Pues así. El universo nos ha puesto contra las cuerdas y nos ha dejado KO en el primer asalto. Nos ha lanzado a la escucha de nosotros mismos, que tan poco nos escuchamos y que somos los seres con los que menos hablamos. No, no nos ha dicho que aprendiéramos yoga, ni a hacer pan, ni que participásemos en mil webinar, que antes incluso poco sabíamos de su existencia. Tampoco que nos convirtiéramos en fanáticos de teams, zoom y demás plataformas que nos han habilitado el contacto con los demás y nos han facilitado el trabajo. Nos ha obligado a mirarnos al espejo unayotravezunayotravez y nos ha dicho manifiéstate.

Así, quien más quien menos ha valorado mucho más a los seres queridos. Quien más quien menos ha sufrido el dolor de las ausencias. Quien más quien menos ha vivido la muerte ajena en sus familias, en sus entornos, en los de sus amigos. Y ha sabido lo que es dejar que se fueran sin tener la oportunidad de despedirse, muertes a la francesa, por poner un poco de humor en esta ráfaga de horror que no ha tenido la más mínima gracia. Hemos conocido el miedo, sobre todo en esos momentos en los que parecíamos protagonistas de una película de terror en la que sabes que acabarán en extinción. Hemos sentido la desesperación de comprobar el dolor ajeno para el que no hay pastillas, también el propio en las carnes de quienes más han sufrido. Muchos han trabajado con la enfermedad y los enfermos para sanarlos. Muchos han convivido con la enfermedad, con el horror al vacío que produce la nada cuando se acerca al cuerpo, y han salido de ese agujero casi negro para descubrir que en el fondo cada día que vivimos es un regalo. Lo es. Y más vale que así sigamos viéndolo incluso cuando la suerte nos ha sonreído manteniéndonos negativos, de momento, ante el coronavirus. Hemos entendido de una vez por todas que también puede pasarnos a nosotros, que no somos inmunes a las desgracias que parece que siempre están a miles de kilómetros de distancia y se ensañan con esos los otros. Hemos descubierto a nuestros vecinos y entendido que la solidaridad a veces se esconde en los pequeños gestos, tal vez simbólicos, pero no por ello menos eficaces. Nos hemos movilizado por los otros, a veces por nuestras familias que en ocasiones se convierten en parte del mobiliario. Hemos sufrido crisis laborales, ceses, ertes, paros, quiebra económica. Hemos descubierto que podíamos teletrabajar y que estábamos más preparados de lo que nos creíamos. Y que no sentaba tan mal eso de estar en casa y no pisar un bar ni un restaurante. Y a convivir con nuestros hijos con los que me apuesto que casi nadie había compartido tantas comidas, desayunos y cenas en el mismo día. También hemos sufrido la convivencia. De hecho, uno de los horrores ha sido el de esas mujeres que han tenido que convivir con sus maltratadores (las llamadas al 016 para pedir ayuda contra la violencia machista aumentaron un 60% en el confinamiento).

Así que no, no volveremos a la casa de la pradera. Pero tampoco a ser los de antes. Nunca somos los mismos. Y si dicen que digitalmente hemos dado un salto que en circunstancias normales solo habríamos dado en cinco años, este confinamiento tiene que haber servido al menos para romper la brecha con nosotros mismos, convertidos en puercos de los que se aprovecha todo. Aprovechemos. Y sobre todo no digamos que 2020 debería desaparecer del mapa. Puede haber sido más útil de lo que pensábamos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats