Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CARTAS A GREGORIO

Bienvenidos a la crisis

Querido amigo, alguien me dijo una vez que la mejor forma de ahorrar es no tener dinero. Al principio no lo entendí, pero luego he visto que hay quien se gasta el dinero que tiene y el que no tiene, así que, mejor no tener dinero, y cuando te ofrezcan un crédito preconcedido, mejor piérdelo, que no sabes bien lo que ganas.

La crisis del covid19 nos ha traído el mayor descenso de consumo que podíamos imaginar, lo que, por otra parte, supone una siniestra relación entre lo que no ganas y lo que no consumes. Algo así como el síndrome de los cubanos, que no gastan porque no tienen y no tienen porque no gastan.

El sistema capitalista está construido sobre la necesidad de unos y la disponibilidad de otros, y en ese perverso equilibrio se mantiene el sistema.

¿Dónde está el dinero que no gastas y quién se queda con el que no te pagan?? El dinero que no has tenido es como el beso que nunca te dieron, que nunca sabrás si fue para bien o para mal, pero que siempre te quedará la duda.

Los que han estado en Cuba vuelven diciendo que los cubanos son felices porque no tienen nada que ganar ni que perder, y que, por no tener, no tienen ni preocupaciones.

Ahora pretenden que el dinero en efectivo desaparezca para sustituirlo por tarjetas, lo que es totalmente imposible teniendo en cuenta que en España hay más de tres millones de morosos, y que ninguno de ellos tiene acceso a una tarjeta de crédito. Lo que supondría una sentencia de muerte para esas personas y para quién depende de ellas.

De todas formas, no sé si nosotros vamos a vivir lo suficiente para verlo, Gregorio, pero se me hace difícil imaginar que tengas que pagar un cortado o el periódico con una tarjeta de crédito. Tendríamos que sustituir el monedero por el tarjetero y ampliar el bolsillo chico de los pantalones para que quepa una tarjeta, aunque, seguramente, todo lo tengamos que hacer con el móvil incluido cobros y pagos, y hasta tendremos que usarlo como llave de casa y del coche.

Nos acabamos de enterar que CaixaBank y Bankia se van a fusionar, con lo cual se consumaría el oligopolio de la banca privada más poderosa del país, y resulta una ironía que esto ocurra precisamente bajo la responsabilidad de un gobierno socialista.

Esto supone la desaparición del proyecto de un banco público, tal como pretendía Podemos y otros partidos de izquierda, y nos dejaría obligatoriamente a merced de la banca privada.

Por otra parte, la fusión acabará con gran parte de la mano de obra, y los que sobrevivan trabajaran en remoto desde su casa. Desaparecerá de ese modo la mayoría del trabajo presencial y arrastrará con ello al uso de coches privados y también bajará la ocupación del transporte público...

Bienvenido a la crisis, amigo, y hasta el martes que viene.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats