Así somos? y así hablamos. Por qué dicen "complicado", cuando quieren decir... o el periodismo hablado y las palabras comodín.

Les cuento: Hace algún tiempo, al volver a casa, en vísperas de un partido de rivalidad máxima, oía comentar en la radio a un conocido periodista deportivo que esperaba que la entrevista con un afamado entrenador (XX) que incluía en su programa diario no fuese complicada, dados su personalidad y carácter, que eran igualmente complicados.

Tal vez quería decir (pero no dijo) que la entrevista podía ser difícil, y a ratos tensa, desagradable o incómoda, porque XX, con más frecuencia de lo deseable, se mostraba presuntuoso, pedante y despectivo, y no raramente malhumorado e irritable, incluso incorrecto (y aunque pueda parecerlo, no me estoy refiriendo a nadie en concreto).

Ya en faena, al valorar lo incierto del resultado, dijo que era complicado de predecir. Para saber si XX compartía su opinión de que el partido iba a ser disputado y duro, le preguntó si creía que sería complicado. Cuando XX dijo que estos partidos siempre lo eran, el entrevistador añadió: "Seguro que el árbitro lo tendrá complicado".

La situación económica del equipo estaba pasando por momentos de dificultades y apuro, por lo que fue calificada como complicada, y, supongo que por la misma razón, dijo que las causas eran complicadas, aludiendo (imaginamos) a que eran complejas.

Eran igualmente complicadas la posición del entrenador, sus relaciones personales, tanto con la directiva y algunos jugadores del equipo como con algunos entrenadores de equipos rivales. También era "complicada" la situación de la enfermería, con muchos lesionados, y entre ellos de ZZ24, un jugador muy importante, que se lesionaba con demasiada frecuencia, ahora con una lesión que podía ser complicada.

Ese mismo periodista (¿o era otro?), hace unos meses, comentaba al final de una etapa de la vuelta ciclista que había sido complicada, porque tanto el tiempo como el estado de la carretera habían sido o estado complicados. Debía aludir, aunque no le especificara, a que el tiempo estaba lluvioso y fresco, y que el ascenso, por una carretera con un firme irregular y con mucho frío en la cima, había sido especialmente duro, y el descenso difícil, técnico y peligroso, con muchas curvas cerradas y un suelo mojado.

De pronto caí en la cuenta de que, gracias a este afamado periodista, estaba asistiendo a un nuevo alumbramiento, al nacimiento de una nueva y maravillosa palabra comodín, con la cual se podía uno ahorrar muchas otras, a las que sustituía con ventaja, demostrando que eran innecesarias, facilitando la comunicación y ahorrando tiempo, que es oro.

¿Y saben qué sucedió? Que otros muchos debieron pensar lo mismo, y pasados unos meses, ya todos decían, decíamos, complicado, jugadores y periodistas (deportivos o no, incluyendo figuras consagradas en los informativos de radio y TV), ministros, cuando hablaban de situaciones complicadas, en política interior como exterior, y cómo no, el jefe de la oposición y hasta el presidente del gobierno. Y por supuesto nosotros, la gente, en la calle, en el metro y los autobuses, en el trabajo, en los bares.

Bueno, les dejo. El hombre del tiempo acaba de decir que la situación está complicada, y de la DGT acabo de oír que el tráfico y la circulación están complicados, y en estos tiempos de crisis tan complicados, hay que tratar de huir de las complicaciones.