Betancor es uno de los nombres esenciales del arte en el archipiélago. Su obra transmite serenidad y armonía, capacidad de sugerencia, guiño onírico. Desde hoy, jueves, muestra su obra en el Cicca. Partiendo del constructivismo que tanto significó para la Escuela Luján Pérez, él interpreta su particular paisaje con una gran propuesta cromática. Una pintura amable pero también con un punto de tensión y de misterio, un guiño naïf y surreal en los cimientos de estos caseríos, de estas huertas, de estas aves que acompañan su vuelo con un toque de Chagall. Los colores fuertes y contrarios contribuyen a la intensidad de la mirada. Felo Monzón ya hablaba de los "mensajes insólitos" de Betancor, "pues sus pinturas poseen, ante todo, una rara y voluminosa definición diferencial dictada por la fuerza de su temperamento, siempre guiado por la reflexión frente al tema. Así nacen extrañas versiones de cumbres, cielos y tierras torturadas por un disciplinante deseo de síntesis y pureza emocional".

El paisaje insular, que viene desde Jorge Oramas y Felo Monzón, Juan Ismael y Miró Mainou, se materializa en la visión de Juan Betancor con un trazo emocional y moderno que prefiere insinuar desde una simplificación del espacio, el color y la forma. Están presentes los elementos constructivistas, expresionistas y abstractos, ejes que han circulado por su carrera. Ahora se atreve a mostrar figuras humanas, partiendo siempre del equilibrio entre colores vivos, casi primarios.

En los 15 años como director del Club Prensa Canaria organicé docenas de buenas exposiciones, y siempre recordaremos la gran muestra de Betancor allá por 1990. Betancor estaba inmerso en su búsqueda de una nueva figuración, evolucionando mediante los volúmenes, definiendo la línea y también difuminándola en el espacio. Ya utilizaba diferentes planteamientos en la ejecución de los paisajes, los representaba como si de vistas aéreas se tratase, combinando perspectivas en la representación de los objetos. La economía del gesto, la polivalencia expresiva, el hallazgo estético. Una exposición para ver.