En la novela de Graham Greene, del mismo título, Lime está metido en turbios negocios y Martín investiga con el fin de rehabilitar a su amigo. Las descripciones de la muerte de Lime son contradictorias y el escritor termina descubriendo que Lime, en realidad, no ha muerto. La lectura de esta historia sobre la amistad, la traición y el desengaño, que gozó de una inolvidable versión cinematográfica, hace venir a la memoria la imagen de un ex-presidente Aznar.

Con la gran amistad hacia los Bush, nacida, al parecer, de una guerra, sus sentimientos de haber sido traicionado por los llamados centristas de su partido y el exhibido desengaño hacia el, ya no tan querido, Rajoy, viene a pelo de esta trama del gran escritor británico. La existencia terrenal y sus paralelismos en la maraña de las emociones y los enredos humanos.

Que se sepa, resulta que nuestro ex-presidente percibe cuantiosas remuneraciones públicas y privadas. La última proveniente de una empresa, Endesa, que durante su mandato fue privatizada, y de la que va a recibir 200.000 euros anuales; no ha renunciado a los 80.000 euros de dinero público, emolumentos, que como ex -presidente percibe. Presidente de FAES, del foro Amigos de Israel, del Consejo Atlántico USA y presidente de honor del PP. En el pasado fue también asesor de Centaurus, firma de inversiones especulativas con sede en Islas Caimán. Remuneración no pública y Presidente Consejo Asesor Latinoamericano de Virginia JER Partners, empresa del magnate americano J.E Roberts.

A pesar de sus múltiples ocupaciones, siempre tiene tiempo para soltar diatribas. La última: las autonomías sobran. Ni Rajoy, ni Zapatero, es el tercer hombre el que se hace notar, ya sea por sus exagerados ejercicios abdominales o por sus desproporcionadas reflexiones mentales. Mejor haría en dejar las invectivas declaraciones para el mercado negro de la información mundial y abandonar para siempre el papel del referido personaje en los destinos de un país que ahora más que nunca necesita el fondo de su alcantarillado limpio y descontaminado.