Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eterno Pedro Lezcano

Primer centenario de una figura excepcional e inolvidable

Mi amigo, mi admirado e inolvidable amigo Pedro Lezcano Montalvo, murió la tarde del día 11 de septiembre de 2002 en la clínica Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria, seis días antes de cumplir 83 años. Recuerdo que pocas horas antes de su fallecimiento fuimos a verle tres entrañables amigos suyos del ajedrez, su gran pasión, Juan Rafael Betancort, Eligio Quinteiro, y quien suscribe, pero sólo pudimos decirle adiós en silencio...

Hoy, 17 de septiembre de 2020, Pedro Lezcano habría cumplido cien años y vaya si merece ser recordado por los que tanto le quisimos estando obligados a perpetuar su mensaje para que las generaciones futuras conozcan la dimensión humana, solidaria y desprendida de un hombre que hizo de su vida un servicio permanente a los desfavorecidos, poniendo su prodigioso talento en dignificar la amistad, status social y valores formativos de la sociedad.

...” al pueblo van mis palabras, porque vinieron del pueblo. ¿qué más inmortalidad que un grupo de compañeros haga resonar mi voz cuando yo esté en el silencio...”

Su curriculum impresiona:poeta, escritor, micólogo, fundador del teatro Insular de Cámara, actor, destacado ajedrecista, político, presidente del Cabildo Insular de GC. Premio Canarias de Literatura, Hijo adoptivo de Gran Canaria y Predilecto de LPGC, Doctor Honoris Causa por la Universidad de LPGC, y sobre todo reconocido y gran Humanista.

¡Nació en Madrid en 1920 y vivió y murió en Las Palmas entre 1929- 2002, (llegó con 9 años). Estudió Filosofía Y Letras. Sobre su canariedad y con motivo de la inauguración de un busto al poeta teldense Saulo Torón, en el Museo Canario, escribió:

...” quiero pisar tu senda de romero/ que si esta no es mi tierra porque nací en llanura/ Si no por nacimiento, seré pòr sepultura/ Canario, por derecho de muerte ¡ y porque quiero !...”

¡Los que tuvimos la suerte y el honor de ser sus amigos jamás podremos olvidar su impecable y por muchas razones admirada forma de entender la vida,las relaciones personales, su impresionante bagaje cultural, intachable honestidad y su fina y exquisita ironía...

¡A nivel popular era recibido con inenarrables muestras de afecto cada vez que recitaba su legendario poema La Maleta, una denuncia social a favor de su tierra que llevó por las siete islas y por varios países de América Latina y Cuba donde era recibido entre vítores,lágrimas y clamores de afecto,

“....pensándolo mejor voy a sacar de la vieja maleta, el libro, la escudilla, la camisa, la barea, voy a quitarle el hilo y ponerle cerradura nueva y con ella vacía me acercaré a la isleta y al primer forastero de la muerte que llegue a pisar tierra, se la regalo para siempre suya...¡ no quiero más maletas en la historia de la insular miseria...! ...

Pedro fue juzgado por un tribunal militar en 1965 por publicarse un bellísimo poema que contiene su libro Consejo de Paz “ ...

Fuerzas de Tierra, Mar y Aire,si no sois primavera, espuma y viento, usurpadores sois de las palabras nobles y elementales del pensamiento...”

¡En el ajedrez canario lo fue todo, destacado jugador, acreditado analista, campeón de España con su club La Caja de Canarias, presidente de Federación, profesor de varias hornadas de estudiantes, creador de la primera cartlla escolar editada en España, director de la revista Ajedrez Canario los años que se pùblicó, vicepresidente Club de Ajedrez Caja Insular de Canarias, pieza clave con Juan Marrero Portugués, Pierre Dumesnil, Juan Rafael Betancort y Andrés Armas en la edad de oro del ajedrez canario... “ “....sabemos que el ajedrez es un manantial de belleza capaz de creaciones de la mente que triunfan sobre el tiempo. Una partida de Morphy puede ser tan perdurable como un lienzo de Leonardo..”

Que sean sus propias palabras las que inviten a las futuras generaciones, a que conozcan su legado.

...” Yo declaro mi amor a lo que muere, siendo fugaz no puedo amar lo eterno / amar lo eterno es sólo despedirse, desesperadamente pasajero / se nos ha muerto el hijo de la infancia y de la juventud / del que no somos sino vivo féretro / De mí tan sólo quedarán los huesos, pobres despojos del festín del tiempo / Yo fui silencio y vlveré al silencio / hasta el poema callará conmigo / aunque algún eco dejará en el viento... “

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats