Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Olga Seco

“Vienen a multarnos”

Nunca pensé que en el nuevo “renacer” casi todo estaría prohibido. A día de hoy, la vida cotidiana, es una especie de anhelo que no pasa de imaginación. La alegría no es una metáfora que estalla con la luz del alba. Siempre he pensado que el énfasis es lo que nos vuelve humanos o destructivos. ¡La alegría es un estado natural que necesita de los afectos! Ahora, todo desprende un olor a aséptico, incluida nuestra presencia. La imagen del ser humano encerrado en sí mismo será la referencia de un nuevo mundo. Sí, un mundo que prestó su vida a la tecnología, y se alejó de lo verdaderamente esencial e importante. Hay cosas que no son hipótesis captadas a vuela pluma, no ni mucho menos, más bien son evidencias que nos conducen a la reflexión y nos colocan ante múltiples estados de ánimo. Es imposible negar la obviedad; junto a ella está nuestra nueva vida; debemos aprender a ver la existencia con las asimetrías de las pandemias y aceptar los diversos procesos que se usan para librarnos de ella. La queja (muchas veces) es el extremo del egoísmo.

Hace un par de días, junto a las ganas de fumar, comprobé la paciencia y la humanidad que tiene la Guardia Civil. En efecto, igual que una adolescente, me escondí detrás de unos arbustos y me puse a fumar. Estaba tensa, habíamos estado celebrando el cumpleaños de una persona enferma de cáncer y sentí la necesidad de darle a la pena forma de humo y alejarla de mí. Así fue, no lo dude dos veces. Al momento de encender el cigarrillo pasó por delante la Guardia Civil y evidentemente paró. Con la máxima amabilidad y empatía me recordaron “que no estaba permitido fumar” en ningún lugar de la vía pública. La vivencia sirvió para darles las gracias y felicitarlos por su forma de decir las cosas. Las redes sociales están llenas de personas ruidosas que para generar suscriptores en Youtube dicen cosas que no son. Ellos mismos crean el morbo y con simpleza tratan de defenderlo. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están para protegernos, por lo tanto, no seamos simples, y al verlos venir de lejos pensemos “vienen a multarnos”. La humanidad solo tiene un camino, igual es el momento de practicarla todos. Bueno (sonrío) los de los algunos canales de Youtube supongo que no. Ellos son más de meter mierda...

Compartir el artículo

stats