Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José A. Luján

Pedagogía de las Montañas Sagradas

La declaración de las Montañas Sagradas de Gran Canaria como Patrimonio Mundial de la Humanidad es un hito que, aparte de quienes lo tenemos en nuestra memoria inmediata por haberlo vivido en presente de indicativo, está en el haber de todos los canarios Canarias, ha ido aquilatando reconocimientos universales y nacionales que convierten a nuestro archipiélago en atractivo singular, aunque la clasificación del parque nacional de Gran Canaria es asignatura pendiente desde hace treinta años.

La reciente declaración de las cumbres, bajo el marchamo inicial del reloj arqueo-astronómico de Risco Caído, significa un revulsivo para la isla, pero especialmente para los cuatro municipios que están bajo ese definitivo paraguas planetario. Sin embargo, dos páginas imprevistas como los incendios de 2019 así como la pandemia que afecta a todo el planeta y a Canarias con especial incidencia en el sector turístico, se han convertido en dos apisonadoras de la ilusión y de lo que podría haber sido el decurso normal de la historia.

La historia no la decide el hombre y los cronistas sólo nos limitamos a dejar constancia de los acontecimientos. En este caso, la siniestralidad es lo que domina el tiempo presente, coincidiendo con lo que podría haber sido el despegue definitivo de las cumbres.

No obstante, es tiempo de seguir alentando los principios que dieron paso en julio de 2019 a la Declaración a favor de Gran Canaria. Es cierto que desde un primer momento se empezaron a atajar los destrozos incendiarios y se ejecutó el icono del centro réplica de Risco Caído en el casco de Artenara. No obstante, aparte de estas acciones objetivas, después de quince meses, la población no tiene la certeza de la nueva realidad en la que se halla en relación con las MMSS de GC y llega a pensar, grosso modo, que ha sido un año perdido, sin entrar en la opción Fundación o Instituto para la gestión bicéfala de Montañas Sagradas y Reserva de la Biosfera. A esta lentitud administrativa, se une el oscurantismo de un proyecto aprobado a nivel nacional, con una dotación de dos millones y medio de euros, y que los respectivos alcaldes de Tejeda y Artenara se han visto sorprendidos al no ser informados previamente por el Cabildo, según declaran en este mismo periódico (2.10.20).

La pregunta es ¿en qué consiste el proyecto presentado y por qué no se ha pedido aportaciones a los municipios para redondear su contenido? Creemos que la transparencia, como concepto exigido por la nueva política, se ha de contemplar desde el minuto uno en todos los rincones del quehacer administrativo, para que las cosas caminen con credibilidad. Hay decisiones que se adoptan en despachos técnicos y políticos, pero también hay aportaciones por parte de una población que al fin y al cabo es destinataria de la feliz Declaración. Si los proyectos se mantienen bajo pronóstico reservado, la andadura inicial puede ser un lastre dominado por la incredulidad que condiciona la convicción futura de una población que está aplastada por el conservacionismo desde hace cincuenta años.

Hay temas que abordar con urgencia para que cuando la vacuna del coronavirus deje respirar a la población, el visitante se encuentre con unas cumbres renovadas. Valga un prontuario de asuntos que habría que abordar de manera inmediata: señalética específica del paisaje cultural; dos miradores del hábitat troglodita (El Tablado y Las Arvejas); mejora del entorno de la Cruz de Los Moriscos; recuperación de la finca Los Lavaderos; sala multifuncional subterránea para explicar la tradición agraria de las cumbres; indicadores de la ruta cultural de Unamuno; desarrollo del proyecto ecobarrios “Roca excavada”; retirada del mobiliario extemporáneo en cueva aborigen de Acusa Seca y su adecuación cronológica; recuperación del Casarón y era colectiva en Vega de Acusa; accesos a la Cueva de los Candiles y cuevas aborígenes de El Roque; biografías de personajes populares en la historia local; sala de exposición plástica relativa a las cumbres; memorial del incendio 2019; etc.

Con la suma de tres partidas económicas con dotación finalista en el presupuesto del Cabildo, el céntimo medioambiental por litro de carburante y el proyecto turístico aprobado por el Ministerio de Industria, Economía y Turismo, la solvencia económica de las MM SS de Gran Canaria estaría a salvo, siempre y cuando la participación y la transparencia en la gestión fueran respetados por los responsables de la histórica declaración.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats