Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ignacio Pardo Luzardo

Padres así ¡no, gracias!

Está claro que nos está tocando vivir un periodo de nuestra historia que va a marcar el futuro de nuestra civilización. Ya no hace falta un atentado terrorista o una guerra violenta que perdure en el tiempo para que se produzcan miles de muertes y los pilares de la economía de todos los países se desmoronen.

En todos y cada uno de nosotros están influyendo de manera muy especial los acontecimientos que estamos viviendo como consecuencia de esta pandemia mundial. Por desgracia, los cambios que se están produciendo en la mayoría de la población son de carácter negativo, pues se están elevando los índices de irascibilidad de forma general en el conjunto de la ciudadanía, llegando en numerosos casos a la estupidez.

Dicen que realmente se conoce a la persona como es cuando se encuentra en los momentos difíciles y cuando tiene que tomar decisiones.

Hemos iniciado un nuevo curso escolar marcado por los brotes de la Covid -19 y por todas las medidas extraordinarias que se han tenido que tomar, para que prevalezca la presencialidad de los alumnos en las aulas. Medidas que nunca lloverán al gusto de todos, pero que se deben establecer como requisito para garantizar al máximo la seguridad sanitaria y el desarrollo de un curso académico complicado para los alumnos, familias y profesores.

Lo cierto es que todo se podría hacer mejor, pero lo único que tenemos claro es que aprendemos cada día de nuestros errores, aunque lamentablemente ya han pasado demasiados días.

Tras realizar esta introducción, somos consciente de las verdaderas dificultades que se están encontrando en la actualidad los centros educativos que tienen niños de todas las edades en donde se han tenido que buscar nuevos espacios, docentes cualificados y medios para seguir funcionando de la mejor manera posible, teniendo en la mente un solo mensaje:” que el virus no entre en el grupo de convivencia, para poder desarrollar los contenidos curriculares y poder educar a nuestros alumnos”

Por otro lado, y de forma tangencial, nos estamos encontrando situaciones pintorescas o surrealistas dentro de las aulas y las sobrevenidas fuera de ellas originadas por muchas familias, en donde muchas no son conscientes de la gravedad de lo que está sucediendo en el día a día y que su única preocupación es que, en los nuevos agrupamientos originados por disminución de ratios, pongan a su hijo con los amiguitos del curso pasado y que no prevalezca el sentido común como criterio pedagógico.

Y que se utilicen todos los argumentos manipulados para justificar sus exigencias particulares, sin contemplar la excepcionalidad del momento y de la urgencia sanitaria que vivimos.

Parece que no se acuerdan de aquel confinamiento que recientemente vivimos durante meses y de las 30.000 muertes que hemos sufrido hasta la fecha. Da la impresión de que a muchas familias lo que les importa no es la salud de su hijo y de los familiares que conviven y pueden enfermar, sino solamente que quieren que su hijo esté con un amigo porque llevan 6 meses sin jugar con él.

En algo nos estamos equivocando en todos los procesos de nuestra vida cuando los adultos que no saben ejercer con responsabilidad las funciones que se presupone que deben tener y remar en el mismo sentido para hacer ver a sus hijos que esta situación excepcional es grave y temporal, hasta que no consigamos tener una vacuna.

No sé cómo hacer ver a esas personas egoístas que esta situación no la ha buscado nadie y que siempre vamos a ir por detrás de ella, que jamás nos anticiparemos, si los intereses de los principales protagonistas están encontrados.

Si ya en condiciones normales sin la Covid -19 la utilización de las redes sociales por parte de algunas familias era nefasta, porque se dedicaban a valorar el trabajo de los docentes sin saber la realidad de los hechos y las decisiones de los centros sobre cualquier aspecto, ahora van creando grupos de opinión con afirmaciones falsas sobre supuestos inexistentes y aumentando la desconfianza entre otras familias en estos momentos de incertidumbre general, en donde todo cambia repentinamente y se deben tomar decisiones inmediatas. Deberían recibir un poco de su propia medicina, para que vean las consecuencias nefastas que pueden tener afirmaciones falsas, manipuladas y sacadas de contexto.

La pandemia y el confinamiento han hecho que los ánimos estén caldeados en todos los ámbitos y que nuestra capacidad de reacción sea menos tolerante y más intransigente que antes del confinamiento, por lo que veo será muy difícil que las aguas vuelvan a su cauce en mucho tiempo. Son muchas cuestiones externas e internas que no ayudan en nada: ERTE, confinamientos forzosos, pérdida de libertad en pro del beneficio común, restricciones, cierres de empresas, actividad económica desastrosa que origina un alto índice de paro, familias desestructuradas, pérdida de familiares por el virus y un largo etcétera.

Con este panorama podemos entender muchas cosas que están ocurriendo, pero no podemos permitirnos el lujo de perder la confianza en los educadores y centros educativos que están dando todo para que se pueda desarrollar la actividad lectiva con los alumnos de la mejor manera posible, consiguiendo formar con un gran esfuerzo y expuestos al virus.

Durante el Estado de alarma, aplaudimos a todos los sanitarios, Fuerzas de Seguridad del Estado y trabajadores que hicieron posible que continuásemos en casa gracias a sus servicios. Nadie recordaba a todas esas personas que desde casa estaban cada día en remoto trabajando con las limitaciones que teníamos, para que nuestro país siguiera adelante. Ahora tenemos al pie del cañón a todos los docentes que cada día conviven con miles de alumnos, arriesgando su salud expuesta a potenciales contagios y que dependen de la responsabilidad de que las familias fuera del horario escolar sigan manteniendo las medidas higiénico-sanitarias y así evitar cualquier contagio, nadie está fuera del bombo.

Por la seguridad de los niños se está haciendo lo imposible, buscando espacios para que se respeten las distancias y que durante la jornada escolar se puedan mantener todas las medidas sanitarias para evitar cualquier contagio.

Por otro lado, nos estamos encontrando con el muro de muchos padres que es algo que no estaba en los planteamientos de ningún educador, pero que tenemos que afrontarlo con la mayor serenidad posible, para evitar situaciones conflictivas. La tolerancia no significa que tengamos que soportar todos los improperios que se les ocurra en un momento de calentón mental, por aquello de la libertad de expresión, o que les cogió en un mal momento.

No se puede, ni se debe permitir que haya padres que delante de sus hijos se dediquen a increpar a los docentes o responsables de centros educativos, por aplicar las resoluciones dictadas por la administración educativa para la seguridad de todos.

Me duele ver como todo lo que se había conseguido antes del confinamiento se ha desmoronado como si de un castillo de naipes se tratara.

Nada será igual a partir de ahora, todo costará más por la gran desconfianza que se ha instalado en nuestra sociedad.

En estos momentos, nada permanece y todo es tan cambiante, que da miedo tomar una decisión que deba perdurar, pues seguro que te equivocas.

IGNACIO PARDO LUZARDO es ASESOR, CONSULTOR Y FORMADOR EDUCATIVO

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats