Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Rábago

PAPEL VEGETAL

Joaquín Rábago

La mini-Trump del kilómetro cero

Produce vergüenza ajena tener que leer o escuchar en la radio o la TV un día sí y otro también las frases tan esperpénticas que salen de la boca de esa aprendiz aventajada de Donald Trump que tiene su despacho junto al kilómetro cero de las carreteras españolas.

Uno no sabe bien si son producto de la estulticia de una liberal a machamartillo o los efectos indeseados de esa contaminación que a veces aparece como una boina sobre la capital de España y que aquélla relativizó con el peregrino argumento de que nadie había muerto por esa causa.

Dicen que el líder del PP que la nombró quiso convertirla en un ariete contra el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas/Podemos, gracias a lo cual ha conseguido un protagonismo nacional que en ningún caso merece.

Gracias también –todo hay que decirlo- a la inexistencia de una oposición del PSOE que merezca realmente ese nombre. La izquierda no sólo ha estado siempre dividida en Madrid sino que se ha demostrado ha totalmente ineficaz frente al desparpajo ultraliberal de la derecha, hoy reforzada por el partido de Santiago Abascal.

Frente a la agresividad de la presidenta madrileña no caben paños calientes. Es imposible tratar de que entre en razón quien ha hecho del insulto continuo del adversario y de la irracionalidad una bandera. Y sin una respuesta eficaz y contundente por parte de la propia oposición madrileña, se obliga al Gobierno central a entrar continuamente al trapo.

Sin que podamos por supuesto librar de responsabilidad a los medios: la prensa de derechas que se publica en Madrid – prácticamente toda con una notable excepción-, las televisiones privadas y los medios digitales que o bien jalean a la presidenta o bien se hacen continuamente eco de sus ocurrencias porque les interesa para aumentar sus ingresos publicitarios.

Díaz Ayuso es en cierto modo una creación de los medios como lo es, salvadas por supuesto todas las distancias, el presidente Donald Trump, de quien aquélla o el Rasputín que la asesora ha adoptado las técnicas de manipulación del electorado, recurso al victimismo y enmascaramiento descarado de la verdad que tan buen resultado le han dado hasta ahora en aquel país al político republicano.

Que en medio de una epidemia universal tan grave como la que padecemos y con unos niveles de contagio que nos colocan en el farolillo de cola de toda Europa en la lucha contra el virus, la presidenta madrileña se permite desafiar al Gobierno central, tachando las medidas adoptadas por éste de propias de “una dictadura”. ¡Si sabrá ella, nacida por suerte ya en la transición lo que es una dictadura!

Compartir el artículo

stats