Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M. Alonso

Sol y sombra

Luis M. Alonso

Desprecio a los ciudadanos

Nos merecemos estos políticos por el hecho de haberlos votado? Solo en parte, no tenemos otros. Ellos lo saben y, por eso, actúan de la manera irresponsable e insultante con que lo hacen. El episodio de la moción de censura de Vox, tan oportunista como inoportuna, es el paradigma de la inutilidad de la política como servicio a los ciudadanos.

La moción de censura es un mecanismo constitucional que permite sustituir un gobierno por otro de distinto signo o, simplemente, utilizar el recurso de manera propagandística o tacticista. Recientemente, antes del perpetrado ayer en el Congreso, hemos visto los dos casos; Sánchez, con el empujón del párrafo inapropiado de una sentencia, pudo servirse de ella para sus fines.

A Podemos, en cambio, únicamente le valió para profundizar en su decadencia, aunque más tarde tuviera la fortuna de sumar en un Gobierno que está resultando ser una pesadilla para este país, en todos los sentidos. El Presidente reprochó a Abascal que se hubiese lanzado a esta aventura sin proponer un programa de gobierno, como si él lo hubiera hecho cuando, en compañía de sus socios nacionalistas e independentistas, descabalgó a Rajoy. O lo hubiera hecho Pablo Iglesias, con su churro precedente.

Así todo, lo terrible del triste espectáculo de la clase política en beneficio exclusivo de su estrategia particular es el escenario de fondo de un país angustiado que no se merece este desprecio de sus representantes con una cortina teatral que intenta tapar la falta de gestión y soluciones. Nadie diría que España se halla en una de las grandes encrucijadas de su historia, asediada por los peores indicadores de salud y económicos de Europa. Pero nuestra clase política, que, en vez de unirse, ha elegido el enfrentamiento y la división, parece ajena a los problemas y al sufrimiento de quienes la votan. Ayer, para ahondar en ello, el Gobierno se apresuró a firmar con Bildu y sus socios un manifiesto contra la derecha y los derechos humanos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats