Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Olga Seco

Formas de mirar

Olga Seco

La Agenda 2030

La ignorancia tiende a darlo a conocer todo. Todo lo simple, en su estado natural, tiende a parecer grande. Hay rasgos que determinan la diferencia entre unos y otros; rasgos que desprenden hipótesis y ordenan la intuición, rasgos que son concreción y tesis sociológica desde un primer momento. Creo, que todo lo que aparentemente parece elevado, no siempre está a la altura. Las personas que hablan mucho (aunque solo sea para decir bobadas y chascarrillos) son el fracaso de la inteligencia y el extraño vivir de lo básico. Qué triste tragedia ver a tantas personas alojadas en el primitivismo y descubrir que el origen de tanta furia es la ignorancia. Sinceramente, hay muchos humanos que me inspiran pena. Algunos parecen personajes escapados de una mala película terror y contradicen todo ideal de belleza. Sí, son el vacío completo que no necesita ninguna aclaración y se choca contra la nada. Para entrar en comunicación con ellos (sonrío) el mejor medium es el alcohol. Ya saben que la “efusión” muchas veces es el despecho de un mal trago.

Examinando con profundidad distintas cuestiones, sostengo, que con tanto primitivismo será difícil llevar a cabo una nueva forma de vida. Para muchos el progreso es un desorden que pone en peligro la costumbre. Por lo tanto, dudo, que entiendan de que se trata la Agenda 2030. Estar a capricho de la ignorancia es no contemplar las múltiples formas que tiene la vida. Es el momento de ver que todo aquello que no proporciona dimensión al pensamiento no nos sirve para nada. Las personas inteligentes se entienden con todo el mundo; los ignorantes solo se entienden con los ignorantes. ¿Creen que la ignorancia se puede emparejar con la inteligencia? Me reservo la ironía (sonrío) para no parecer “cruel”. Ellos (los ignorantes) rechazan de antemano todo aquello que no comprenden, por lo tanto, creo que hay cuestiones que no son antojo de fusión. Evolucionar es transformar en luz la oscuridad y no ver en lo desconocido algo satánico. Me ilusiona imaginar un mundo al margen de lenguajes y banderas. Sí, creo que con la Agenda 2030 renacerá el “nosotros” y morirá el “yo”.

Compartir el artículo

stats