Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manolo Ojeda

Moros en la costa

Querido amigo: En noviembre del año 1975, hace ahora cuarenta y cinco años, Marruecos invadió el Sáhara español por decisión de Hasan II, que anunció que el 6 de noviembre civiles marroquíes cruzarían la frontera acompañados por 25.000 soldados de las Fuerzas Armadas Reales.

Ese mismo día por la tarde, unos 50.000 civiles se encontraban ya acampados en territorio español después de cortar las alambradas y rebasar la línea de demarcación.

A continuación, y por orden del Gobierno de España, las fuerzas del ejército español se retiraron a unos kilómetros de la frontera.

Fue la invasión marroquí que llamaron Marcha Verde argumentando que se trataba de “la recuperación del territorio del Sáhara a Marruecos y Mauritania de conformidad con las realidades históricas y con vínculos que han unido siempre a la población sahariana con esos dos países”, decisión que sería contraria al Tribunal Internacional de Justicia.

Era la época de Arias Navarro como presidente del gobierno y, mientras Franco agonizaba en Madrid, el ministro de la Presidencia Antonio Carro firmaba los Acuerdos de Madrid por los que España abandonaba el Sáhara español para dejarlo en manos de Marruecos y Mauritania.

España utiliza a Canarias como moneda de cambio para negociar una solución al problema europeo de la inmigración ilegal que procede del continente africano.

Por su parte, Marruecos, como puerta de salida a Europa, aprovecha la oportunidad para desarrollar el programa de expansión que denomina “el Gran Magreb” que incluye en su mapa a las Islas Canarias.

En el año 2016, y con ocasión de la inauguración en Las Palmas de Gran Canaria de una oficina del Chaabi Bank, filial del Banque Populaire de Marruecos, se confirmó que en las Islas Canarias residían 30.000 marroquíes.

No sé cuántos magrebíes vivirán hoy en Canarias, Gregorio, pero si solo este año se han contabilizado por miles los que han llegado en pateras, la cifra se puede duplicar o triplicar.

Habría que saber cuál es la intención que tiene ese desembarco masivo, pero recuerda mucho a la famosa Marcha Verde con la que Marruecos ocupó el Sáhara español en noviembre de 1975, invasión que celebró con la emisión de un billete de 100 Dirhams para conmemorarlo.

Como habrás podido ver en la televisión, la práctica totalidad de los migrantes son marroquíes de entre 20 y 30 años, edad ideal para formar un ejército de ocupación.

Canarias se encuentra en un limbo legal sin aguas propias y en medio de las 200 millas que pertenecen a Marruecos, y a menos que pasemos a tener autonomía interna como Madeira y Azores, España nos dejará en manos del rey moro que, más que rey, es el dueño de Marruecos.

Ni EE UU ni Francia, que tienen importantes intereses comerciales con Marruecos, moverán un dedo por nosotros. Ni, por supuesto España, que es responsable de la situación actual.

Así que: canarios, tenemos que movernos porque hay moros en la costa…

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene

Compartir el artículo

stats