Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Olga Seco

¿Una guitarra es una ilustre dama con sueños de meretriz?

Siempre he pensado que la creación es un gesto valeroso que descompone nuestro ego y nos hace renacer cada instante. Muchos días, con indiferencia, veo la lejanía que modifica toda cuestión, y la convierte en causa. Hay formas que son un recomenzar y junto a ellas la aventura se aproxima a un gesto mental.

Después de semejante introducción voy a imponer la disciplina de un músico a mi columna de hoy y junto a unos improvisados acordes buscaré en una guitarra el sueño vertiginoso de la locura. Muchas cosas nacen de la más absoluta fascinación y con el tiempo se integran en la improvisada línea del horizonte. Todas las pasiones se afirman tocando. Entonces: ¿una guitarra es una ilustre dama con sueños de meretriz? Siempre, lo confieso, he visto junto a una guitarra el erotismo que fusiona la piel con la madera. Es importante (opinión subjetiva) darle a la locura una vida complaciente. Y elegir con prudencia los días de cordura.

Que sea mi primera columna del año la falta de lógica que satisface a la razón y entre sus puntos se esconda la modestia de una enamorada. La verdad (sonrío) es un desconcierto en sí mismo el encauzar el ideal del amor y ponerlo a disposición de una partitura.

Compartir el artículo

stats