Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro S. Limiñana

Luces de trasnoche

Pedro S. Limiñana

El año de la esperanza

El año que ahora comienza estaba llamado a ser el año de la esperanza, el del principio del fin. Sin embargo, ha empezado bastante mal; de hecho, los primeros días de 2021 están siendo bastante peores de lo que lo fueron los inicios de 2020, el año maldito. Y es que en enero del año pasado aún vivíamos instalados en la vieja normalidad, que no es que fuera la panacea, pero, desde luego, era bastante mejor que la nueva. Ajenos al COVID, que por entonces era para nosotros un asunto que afectaba a la lejana y oscura China, no supimos o no quisimos darnos cuenta de lo que se nos venía encima, a pesar de las alertas de la OMS, ni siquiera cuando en la vecina Italia explotó la pandemia. Pero entonces llegó marzo y la realidad se impuso y se nos manifestó con toda la violencia con la que siempre termina revelándose cuando nos empeñamos en negarla.

2021 ha empezado peor que 2020, pero todos albergamos la esperanza de que termine bastante mejor y tenemos, intentando no caer en un exceso de optimismo, razones para pensar que ello pueda ser así. Y es que ha comenzado la campaña de vacunación y ello supone que, si todo va bien, quizás no en verano pero al menos para el último trimestre, hayamos alcanzado la inmunidad de grupo y con ella podamos volver a hacer vida normal. Lo peor de la pandemia, las hospitalizaciones, los ingresos en UCI y los fallecimientos lo habremos dejado atrás. Pero eso será, insisto, a finales de año según los expertos, en verano en el mejor de los casos. Así que hasta entonces quedan meses muy duros en los que muchas personas no es que se vayan a quedar atrás, es que no van a seguir estando. Por eso conviene tener puesta la mirada en el futuro más inmediato, porque esta lucha, como dice el Cholo Simeone, se gana partido a partido. Y por eso lo razonable es que todos, por hastiados que estemos, sigamos cumpliendo con las recomendaciones sanitarias: higiene de manos, uso de mascarilla y distancia social.

La otra cara de la crisis es la económica y social, tan terrible como la sanitaria, frente a la cual, no obstante, también hay razones para ser moderadamente optimistas. Es cierto que la economía se ha desplomado a causa de la pandemia y que ello ha traído consecuencias socioeconómicas terribles: cierre de empresas, los ERTE, el paro, el aumento de la pobreza… Pero los fondos procedentes de la Unión Europea para paliar tanta devastación tendrán que surtir efecto en algún momento y es razonable esperar que paulatinamente vayan calando en el entramado social y que, poco a poco, hagan que la economía remonte y con ella la tremenda crisis social que estamos padeciendo se vaya superando. Mas igual que ocurre con los beneficios de las vacunas, todo ello llevará tiempo y es difícil que la situación mejore sensiblemente antes de final de año. Y así las cosas, por más que 2021 sea el año de la esperanza, no puede uno evitar el deseo de que 2022 llegue cuanto antes.

Compartir el artículo

stats