Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfonso González Jerez

Retiro lo escrito

Alfonso González Jerez

Que llueva café

El Gobierno autónomo manda nota de prensa y hace saber al común de los mortales que estipulará ayudas directas a pymes y autónomos con el objetivo de evitar el derrumbe de la hostelería. Y eso es más o menos todo. Hace ya cerca de un año las autoridades anunciaron nuestro confinamiento durante varias semanas. Hemos padecido tres olas de contagios –con su secuela de muertos, hospitalizados y enfermos durante la pandemia. Se ha convertido en un lugar común – una obviedad aplastante – que Canarias es la comunidad autonómica que más ha sufrido económica y socialmente por su dependencia del turismo y de las actividades anejas. Y sin embargo, a finales de febrero, “diversos departamentos del Ejecutivo están trabajando en una nueva línea de ayudas”. A mí me estremece la astucia y la diligencia de nuestros próceres, y también su sinceridad, porque el mismísimo Vicerodríguez, consejero de Hacienda, ha reconocido que los presupuestos generales de la Comunidad “están diseñados para sufragar los servicios públicos esenciales, las inversiones y los gastos ordinarios”. En Francia y Alemania las autoridades convocaron, durante el pasado octubre, ayudas directas para empresas de menos de 50 empleados y autónomos, con una atención preferente al comercio, la hostelería y la industria de implantación local. Unos 10.000 millones de euros que se sumaban a la supresión de impuestos y tasas y a la congelación o respaldo público de créditos privados que Merkel, en colaboración con los landers, decidió implementar a finales del verano pasado. Al parecer ni el Gobierno español ni el Gobierno de Canarias leen la prensa extranjera ni se enteran absolutamente de nada de lo que se debate en Bruselas. Y ahora, después del cierre de cientos de establecimientos en el Archipiélago, se sientan sobre sus patrióticos glúteos a planificar ayudas muy concienzudamente. ¿Ustedes creen que se les debe aplaudir? ¿Qué están comportándose como un Gobierno resolutivo, eficiente y eficaz? Pero, ¿ustedes ignoran que para muchos cientos de familias isleñas ya han llegado tarde? Y aun hay que soportar su indigesta propaganda, la descascarillada máscara de una honda preocupación social, al hombrecito de voz mariachi que con sus ternos siempre justitos y bien combinados y sus gemelos y su canusú peroratear desde la tribuna mirando a Keynes un fisco por encima del hombro. Qué puñetero hartazgo.

Veamos lo que ocurrirá con el Fondo de Recuperación y Resilencia de la UE. Veamos lo que ocurre con la elección de las propuestas de inversión en Canarias que se remitan a Madrid: circulan rumores entre la aristocracia funcionarial de la comunidad autónoma sobre la contratación de consultoras exteriores para el diseño de propuestas y/o su evaluación. Debe señalarse –creo que podríamos encontrar a bastantes diputados que lo ignoran – que el Plan de Rescate que envíe el Gobierno español a Bruselas, si es aprobado, recibirá de inmediato un 13% del total de recursos que le corresponde a España, es decir, unos 10.000 millones de euros. El resto (hasta los 62.000 millones) dependerán de las reformas que reclama Bruselas: pensiones, administraciones públicas, relaciones laborales, gestión medioambiental. Los 62.000 millones se librarán durante el próximo lustro siempre y cuando la Unión Europea compruebe que las reformas se culminan o están en marcha política y legislativamente. En Canarias (por supuesto) no existe debate político sobre dichas reformas que afectarán a nuestras vidas y haciendas durante las próximas generaciones. En Canarias se espera que llueva café en el campo, como si esto fuera un concierto carnavalero de Juan Luis Guerra. Todo el año –y todas las crisis – en carnaval.

Compartir el artículo

stats