Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartas de los lectores

A mi compañero de viaje

Una famosa cantante llamada Lucía, entonaba “desde que tú te has ido, desde que te has marchado, ya solo soy la sombra” de mi pequeño amado.

Dieciséis años, cinco meses y diecisiete días, fue el tiempo que tú, mi preciosa mascota me dedicaste y me diste felicidad.

Hoy se cumplen seis meses, han pasado muy lentos los días y la sensación es de que me faltas hace muchísimo tiempo, te he necesitado y te necesito tanto...

Te quise, te quiero y te querré. Eras tan dulce, tan bueno, tan compañero, eras tú, solo TÚ.

No tuve fuerzas en su día para entregar tus cosas, me acompañaron tanto tiempo, el solo pensarlo era como si me arrancaran una parte de ti y de mi y esas están unidas.

No pude escribirte cuando me dejaste, no podía hablar, mis palabras eran lágrimas y mis lágrimas, dolor.

Me refugié en tus cosas y en parte lo sigo haciendo, al encontrarme con un mechón de tu pelo, lo besaba y lo guardaba en tu cofre, como un talismán.

La mantita que ocupó tu cuna para que estuvieras mullido, ahora rodea mis piernas en las horas de frío.

Tú, mi compañero de viaje te has ido, pero yo te siento y estás conmigo. Un amor encerrado en tus expresivos ojos llega a mi cada mañana y mis suspiros son tan grandes que llegan al lugar donde te encuentras y al oírlos siempre dices:

“Mi madre me está llamando”.

Dolores Fernández Emparan

Compartir el artículo

stats