Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Durán

Reseteando

Javier Durán

Periodista

Comprar paisajes únicos

La compra de grandes fincas por el Cabildo grancanario forma parte del genotipo de la corporación insular, una herramienta que le permite tener la acción de oro para frenar o modular proyectos urbanísticos expansivos. Esta filosofía proteccionista le ha llevado a hacerse a través de subasta pública con varios terrenos de Guguy, una operación que impide que estas tierras acaben en manos de capital foráneo o local con expectativas, pese a que la alta protección paisajística prohíbe su urbanización. Pero nunca se sabe. Este principio acumulativo público para la salvaguarda del territorio no agota la cuestión, puesto que a continuación surge la pregunta sobre qué hacer con tantos y tantos billones de hectáreas. Al interior de la Isla le urge materializar un modelo de progreso basado en sus recursos naturales, económicos, tradiciones y cultura para evitar, sobre todo, la despoblación paulatina de sus pueblos y pagos. El envejecimiento de sus habitantes y la marcha de los jóvenes por estudios o trabajo silencia durante la semana municipios tomados por la vivienda vacacional, en definitiva casas de familias del lugar que eligieron otro destino. En coordinación con la compra de parte de Guguy, el Cabildo ha mostrado su disposición para promover la figura de parque nacional para la reserva paisajística. Una aspiración que conlleva una importante labor pedagógica para el convencimiento pleno de sus habitantes, siempre reacios a una catalogación que pueda alterar sus cultivos o afectar a sus viviendas. Pero otra parte, no menos compleja, viene dada por los anhelos de los propios municipios, que, como en el caso de La Aldea, estiman conveniente un sector turístico acorde con las excelencias de su paisaje y la historia local. El deseo de progreso es legítimo, y no puede ser ninguneado, sobre todo en un momento donde las explotaciones agrícolas pasan por sus horas más bajas. Hace bien el Cabildo comprando paisajes únicos, pero no puede quedar atrás un diseño social para los que viven junto a ellos.

Compartir el artículo

stats