20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Durán

Reseteando

Javier Durán

Periodista

«Un puto inútil total»

En Downing Street, el papel de Villarejo, al menos como deslenguado, lo ocupa el exasesor Dominic Cummings, ideólogo del brexit, que en venganza por su salida por la puerta de atrás se dedica a filtrar mensajes del primer ministro Boris Johnson. El último ha sido su estentorea descalificación al ministro de Sanidad por su gestión contra la pandemia: «Un puto inutil total», wasapeo al locuaz Cummings.

En la época de los cuadernos, no existían filtraciones sobre lo que mascullaban en su interior más interior presidentes y ministros. La libreta pasaba a la caja fuerte y allí se quedaba hasta que su dueño decidía sacarla a la luz pública como anuncio de la apertura de un archivo, a la manera de Felipe González, o como memorias, dígase Rajoy, Aznar, Fraga o el mismo Semprún. Pero estos libros enormes o papeles sueltos ya no provocan la expectación de épocas pasadas. El capítulo de la excitación máxima, también la ruina del político, está ahora en el wasap cuya publicidad provoca un verdadero terremoto político.

El hecho de que la trastienda de la política transcurra mayoritariamente de móvil a móvil, continuamente monitorizados para evitar el espionaje, nos ausenta cada vez más del Estado y sus cavidades. Una ignorancia que podría llevarnos a la conclusión de que se trata de un ente sofisticado, cuando, a la vista está, hay «un puto inútil total», o no falta un ministro que se preocupa sin intermediario de las ladillas de la corrupción, o hubo un responsable de Interior que hacía terrorismo desde su covachuela ministerial, o una ministra que cubría las nalgas de su partido igual que la puesta a punto de abdominales, o un... Se impone reivindicar una nube a la que vayan a parar las cuestiones de interés público que nos afectan, dado que es de una evidencia irrefutable que la política está escondida en las entrañas de la microelectrónica, que entre más enana más repercusión suele provocar, siguiendo el manoseado «menos es más» de Mier Van der Rohe. En España, el excomisario tiene datos opulentos en la finura de un pelo sin grasa.

Compartir el artículo

stats