Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José A. Luján

Piedra lunar

José A. Luján

Parque Nacional (Desde…)

Por cuarta vez en cincuenta años, vuelven a retumbar los tambores sobre la creación de un Parque Nacional en Gran Canaria. El tronar va en dos sentidos: los que están a favor y los que se niegan casi en redondo. En esta ocasión, parece que se opta por un espacio neutro, como es Guguy, que contempla vertientes terrestres y marina.

Ante esta nueva alharaca, el alcalde de La Aldea de San Nicolás ha estado muy fino para justificarlo y ubicarlo en su territorio municipal y, con total convicción, plantea que es un atractivo económico para su pueblo. Existe la previsión de construcciones turísticas en la playa aldeana. La figura de un Parque Nacional en los aledaños es un certero atractivo para la masa turística del sur tirajanero, desde Bahía Feliz hasta Arguineguín, que sin duda se volcaría a degustar un paisaje selecto.

En contraste con la diligencia del regidor aldeano, los alcaldes de los municipios cumbreros se han mostrado poco entusiasmados, en esta fase en que los técnicos de medio ambiente trabajan a escondidas en una delimitación que dejan de lado zonas muy atractivas y que ya fueron contempladas en anteriores ocasiones: La Sándara, Pajonales, Mesa del Junquillo, Tifaracás, Altavista, Tirma, Tamadaba. Roques y pinares sin núcleos poblacionales y que piden a gritos formar parte de la máxima protección.

Nunca una preposición, como es «desde», ha sido tan determinante en la delimitación técnica de un espacio medioambiental. La traemos a colación en sus dos vertientes: la temporal y la espacial. Del Parque Nacional de Gran Canaria se está hablando «Desde 1973» cuando los actuales regidores insulares no estaban en el horizonte. Y ahora, que se ha bajado la cota con la propuesta de espacio marino, decimos «Desde Guguy hasta las cumbres».

Siempre nos hemos mostrado a favor de la creación del Parque Nacional, con Nublo o sin Nublo, incluso con controversias manifiestas con una persona que tristemente ya no está entre nosotros y que, como conductor de un programa de televisión, no cejaba en exponer sus argumentos peregrinos (cacería, recolección de almendras, ganadería en la isla vaciada…).En la época de mayor beligerancia, algunos vecinos de Tejeda manifestaban que las pancartas «¡Parque No!» las tenían enrolladas en sus garajes y las sacarían desde el momento en que se retomara la propuesta. Ante esta falta de apoyo, la administración insular y el gobierno regional rápidamente establecen tres figuras medioambientales que no dejan de ser limitadoras en cuanto al uso y gestión del territorio: Parque Rural del Nublo, Parque Natural de Tamadaba y Paisaje Protegido de las cumbres. Todo esto quedó en manos de la demagogia local y sin un euro para los municipios. Luego vino la calificación de Reserva mundial de la Biosfera y años más tarde, la ubicación del Radiotelescopio con oposición ecologista, obviando el crecimiento sostenible, y la Declaración de Montañas Sagradas de Gran Canaria como Patrimonio Mundial de la Humanidad. Con la creación de un instituto para la gestión conjunta de la Reserva de la Biosfera y Risco Caído MSGC, hay sectores que están vigilantes ante las aplicaciones económicas. Hasta ahora ¿cuánto ha sido la inversión en investigación oral, cuando el proyecto formaba parte de un programa a cinco años, dotado económicamente, liderado por la Biblioteca Insular? La cumbre queda superprotegida y algunos muy amparados. Leemos que el Cabildo destina ocho millones con seiscientos mil euros para modernizar y mejorar Gáldar. ¿es una línea paralela a la gestión de MSGC? En Artenara no se adquieren dos viviendas en el propio casco para museos municipales. Tampoco se piensa en la creación de dos generosos miradores para observar el hábitat patrimonial y etnográfico de El Tablado (Gáldar) y Las Arvejas. El proyecto eco barrios Degollada-La Cuevita está paralizado, ni siquiera se ha ejecutado un acceso idóneo desde la Degollada. Del proyecto de adaptación de la finca El Lavadero con fines didácticos no se conoce sus derroteros; se olvida el arreglo del entorno de la Cruz de Los Moriscos y los indicadores de la «ruta cultural Unamuno» es un pecado. En tiempos de pandemia toda esta obra pública podría haberse ejecutado. Ahora que se vislumbra el final de las desgracias, la población visitante podría haberse encontrado con novedades en estos núcleos cumbreros.

Como dato de actualidad y ejemplo de referencia, hacemos constar que la malagueña Sierra de las Nieves ha sido declarada el 16 º parque nacional de España tras su aprobación por el Senado el pasado 23 de junio. Alcaldes y concejales de 13 localidades se desplazaron al Senado para vivir en directo lo que calificaron como momento histórico. Y aquí, en Belén con los pastores.

Compartir el artículo

stats