Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfonso González Jerez

Retiro lo escrito

Alfonso González Jerez

La floreciente irresponsabilidad

Lo que se llama nueva política –en realidad en una nueva retórica –se alimenta básicamente de una inspiración populista plena y hasta exaltadamente desvergonzada. El pueblo, que debe ser restituido como actor político fundacional, carece de ninguna responsabilidad sobre nada de lo que le ocurre. El pueblo siempre es víctima propiciatoria, la democracia solo se construye y legitima desde la izquierda, las fuerzas populares no se equivocan, y si lo hacen, si la joden bien jodida, la responsabilidad resulta invariablemente ajena. Ese el terreno abonado en el que crecen actitudes tan asombrosas como las que hemos visto últimamente: una Noemí Santana culpando a la oposición, a los sindicatos, a funcionarios de la administración de justicia o a los medios de comunicación de las insuficiencias, errores y fracasos de su gestión en la Consejería de Derechos Sociales; un Alberto Garzón, ministro del Consumo, expresando su esperanza de que el Consejo de Ministros del que forma parte arregle de una vez lo de la salvaje subida de la tarifa eléctrica. La irresponsabilidad se ejerce con un descaro tan relajado como repulsivo. La incapacidad y la negligencia son relatadas como un martirologio. Y si no soy responsable de nada, ¿por qué vas a retirarme la confianza, ciudadano? Si incluso deberías observarme con mayor simpatía: soy como tú. No puedo bajar la maldita tarifa eléctrica, no puedo sacar adelante los expedientes de dependencia ni las ayudas sociales en medio de una crisis atroz, no puedo desarrollar un PGO para el municipio de San Cristóbal de La Laguna.

Porque ahora encontramos un nuevo ejemplo en la persona de Santiago Pérez, senador autonómico y concejal de Urbanismo en el ayuntamiento de La Laguna. La Concejalía de Urbanismo ha vivido una prolongada parálisis bajo el pescuezo de Santiago Pérez. Después de convertir el urbanismo en un arma de guerra politiquera, bombardeando con acusaciones desprovista de pruebas el intento de consensuar un nuevo Plan General de Ordenación, y una vez constituido el nuevo gobierno municipal de 2019, la política urbanística dejó de tener ningún interés para Pérez y, presumiblemente, para todo el equipo. De hecho no ha formado parte de la agenda política en La Laguna en los últimos dos años, y es pueril intentar ocultar una evidencia tan obvia mostrando fotos y titulares de la rehabilitación de Las Chumberas, que fue burocráticamente obstaculizada desde Madrid hasta que La Laguna tuvo un alcalde socialista. Habría que hablar mucho y por lo menudo de los datos ofrecidos por el concejal de la incesante actividad de Urbanismo: en todo caso, es lo propia de la Gerencia y sus oficinas. A ver si la concesión de licencias de obras o la tramitación de expedientes son prodigiosas aportaciones de Avante o del PSOE, los cuartos de aperos intercomunicados en los que se mueve Pérez.

Pues bien, el senador (y concejal) ha criticado al gobierno municipal por no soltarle las perras que le urgen a fin de licitar algunas modificaciones menores del planeamiento vigente o para encargar un nuevo plan estratégico. Pérez, por supuesto, no asume ninguna responsabilidad en el retraso, pese a ser el responsable de Ordenación del Territorio y Desarrollo Local y el principal artífice del pacto de gobierno. Eso es cosa de Luis Yeray Rodríguez, de Rubens Ascanio o de Alejando Marrero: a él que lo registren. Soy del PSOE pero soy de Avante, ya no tengo ambiciones pero salto al Senado si se abre la menor oportunidad, soy leal pero afeo públicamente el comportamiento de mis socios políticos y que cada palo aguante su vela. La nueva política del yonofuí, la flamante retórica de la irresponsabilidad, no es cosa únicamente de jóvenes cuarentones. También hay viejos con una enorme capacidad de adaptación en este amanecer donde todos los gatos del poder son pardos e intocables. Quizás porque esta involución política y moral conecta con su verdadera personalidad.

Compartir el artículo

stats