Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfonso González Jerez

Retiro lo escrito

Alfonso González Jerez

Quédatelos, Iceta

Ah, sí, lo de las perras para las políticas culturales autonómicas. Sin duda el amable lector ha podido enterarse por las informaciones aparecidas en los últimos días y los comentarios de algunos colegas de dentro y fuera de Canarias. Existe un artefacto conocido como Conferencia Sectorial de Cultura, espacio de debate entre el Gobierno central y las comunidades autonómicas con una historia harto accidental a sus espaldas. Pues se reunió la Conferencia Sectorial con el objetivo de llegar a un acuerdo para el reparto de los recursos asignado a políticas culturales en el Plan de Recuperación y Transformación. La cifra global supera los 500 millones de euros, y una primera peculiaridad es que Miquel Iceta, el ministro kaiku, ha decidido quedarse con alrededor del 65% de la pasta, vaya usted a saber por qué. Quizás esté preparando un congreso de bandas-homenaje a Queen para el próximo año. El resto se ha aplicado siguiendo un criterio poblacional, según las objetivas notas de prensa del Ministerio de Cultura. Ocurre, sin embargo, que a Canarias, cuya población supone un 4,59% de la población española, solo recibirá, según lo acordado, el 3,05% del total, es decir, 5.047.000 euros aproximadamente.

Estoy seguro de que existen motivos de irritación y escándalo. Y, sin embargo, soy incapaz de irritarme o escandalizarme. Durante lustros me dediqué a la información cultural. Hace unos días escuché resignadamente al diputado Francisco Déniz que el actual Gobierno autonómico había dedicado un montón de dinero más a políticas culturales que el gobierno anterior, y quizás tenga razón, pero es que en el año 2007 casi se rozó el 2% del PIB de Canarias para los proyecto, inversiones y gastos de la Viceconsejería de Cultura. Un solo programa, Septenio, fastuoso y petulante fracaso inspirado en Cataluña, llegó a contar con un presupuesto de cuatro millones de euros. En esos años de leche y miel se encargó incluso –por una pasta evidentemente gansa– un Plan Estratégico para la Cultura que solo dio de comer a la empresa redactora y a las polillas que lo devoraron. ¿Qué importan dos millones más o menos? Con dos o tres millones más Juan Marques (nuestro viceconsejero modernuqui) no haría nada sustancialmente diferente a lo actual: repartir subvenciones, como el payaso de los cumpleaños reparte piruletas a los niños. ¿La quierech de frecha o de chocolate, amigüito? Un compañero me remite un artículo de un servidor del año 2012 y me copio una frase llena ya por entonces de cansancio: «La política cultural está condicionada fuertemente por la cultura política de los que la diseñan e impulsan». Y uno de los rasgos de la cultura política canaria, a izquierda y a derecha, es su desprecio hacia la sociedad civil, desde el paternalismo, el ninguneo o la explotación, debilitando cualquier energía democratizadora en el ámbito sociocultural. Marques y su equipo –al margen de un mayor orden administrativo y de un renovado subvencionismo apostólico– no han articulado ninguna política cultural diferenciada, con el covid como gran pretexto para quedarse quieto hasta que escampe o se celebren elecciones: lo que ocurra antes.

A principios de 2020 el número de empresas culturales (editoriales, compañías cinematográficas y teatrales, bandas musicales, galerías, productoras de conciertos, etcétera) eran poco más de la mitad que las de 2007. De los 20.000 empleos directos e indirectos que generaba el sector cultural hace quince años hoy no llegan a diez mil. Simplemente el incipiente, débil e inmaduro tejido cultural isleño no ha podido recuperarse de la crisis económica de inusual gravedad y duración que comenzó a arruinarles en 2008 y se extendió más allá de un lustro. Una situación que no ha merecido ningún debate ni en el seno del Gobierno ni en el Parlamento de Canarias ni en los medios de comunicación. Me la pelan los tres millones que se quede Iceta.

Compartir el artículo

stats