Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reflexión

La moratoria renovable de Fuerteventura no es la solución

La sociedad tiene que conocer en profundidad lo que es real y lo que no lo es. Lamentablemente el Cabildo de Fuerteventura ha adoptado un camino de medias verdades que no aporta nada bueno. Si hablamos de intentar solucionar problemas a los ciudadanos, este camino emprendido producirá justo el efecto contrario.

Para empezar, este acuerdo de tres fuerzas políticas en el Cabildo de Fuerteventura se ha hecho sin diálogo con el sector. Y ahora, una vez que lo han sacado adelante, nos invitan a participar. Advertimos de que había varios aspectos de la propuesta que no aportaban a nadie, ni a los ciudadanos, ni a las empresas, ni a los políticos.

No dudamos de las buenas intenciones de los que han promovido y aprobado esta medida cautelar, pero la realidad es que durante los días anteriores al pleno, les pedimos una semana para hablar y mejorar la propuesta, tanto en su exposición de motivos como en su parte dispositiva.

A última hora, y como enmienda in voce, los consejeros del Cabildo sacaron al autoconsumo del texto, aspecto que advertimos y que hacía el disparate todavía mucho mayor. Ese, precisamente, es el fruto del diálogo y la colaboración. Con ese objetivo trabajamos en la Asociación Canaria de Energías Renovables (ACER) desde hace ya muchos años.

No entendemos la sinrazón y la falta de diálogo de los firmantes de esta propuesta y tampoco entendemos la urgencia con que han sacado este texto, deprisa y corriendo. En nuestra opinión, no había esa urgencia en ningún caso, ya tenían el compromiso del consejero de no aprobar nada de aquello en lo que el Cabildo no estuviera de acuerdo. Y los hechos corroboran esta afirmación, el uso del 6 bis (interés general) por parte de la actual consejería ha sido prácticamente inexistente en ninguna isla en los dos años que llevan de legislatura.

Ahora tenemos dos problemas adicionales a resolver. Por un lado, todo el lío jurídico. Esta moratoria provocará el incumplimiento de los hitos administrativos establecidos en el Real Decreto Ley 23/2020 en los proyectos en trámite. Lo que provocará la ejecución de los avales y la pérdida del punto de conexión. Así como la imposibilidad de cumplir con las convocatorias Solcan y Eolcan2. Los promotores estarán en su derecho de pedir responsabilidad patrimonial y como es lógico se preparan para ello. Y, por otro lado, el lío mediático. Damos una imagen equivocada al resto del país, incluso en Europa. Tenemos por delante una transición fundamental para salir da la crisis que tan duramente nos está golpeando. Y precisamente la isla que peor lo está pasando, con una disminución de su PIB de aproximadamente un 30%, decide frenar una transición en verde, ecológica y responsable con el planeta, permitiendo que las emisiones de gases contaminantes y el consumo de fuel sigan teniendo una importante presencia en su mix energético, y parando el desarrollo de renovables.

No quiero dejar de recordarles que la energía renovable es la clave para salvar al planeta de catástrofes y la radicalización de fenómenos.

ACER no se opone a las regulaciones, las cumplimos escrupulosamente. Pero lo que no podemos aceptar es la retroactividad en las normas y la inseguridad que eso supone. Y encima sin diálogo. Son el Cabildo de Fuerteventura y los que apoyan esta norma los únicos responsables de lo que está ocurriendo. Han tenido muchos años para dialogar, actuar y concretar en normas que no generen problemas mayores.

Esperemos que el futuro traiga cordura y diálogo a la política y la sociedad. Hoy estamos tristes, se han equivocado. La moratoria propuesta no es la solución.

Compartir el artículo

stats