Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Canellada

Azul atlántico

Fernando Canellada

Periodista

San Lorenzo bien vale una misa

San Lorenzo celebró ayer con solemnidad el día de su patrón. El histórico templo del pago capitalino brillaba engalanado como cada 10 de agosto, aunque en su interior, tradicionalmente abarrotado, solo había dos fieles en cada banco. En el exterior, unos cuanto más. Nada parecido en afluencia de visitantes a los años anteriores a la pandemia. No había gentes de fuera, ni feria de ganado, ni calles concurridas de nativos y forasteros. Se palpaba la fiesta aunque con un desajuste afectivo con la esperanza de pensar que volverán tiempos de saludable normalidad. Aunque nada volverá a ser igual, hay cosas que permanecen y la Iglesia es maestra en mantener tradiciones. Y las festivas lo atestiguan.

En primer término, en la nave lateral de la iglesia se ubicó el alcalde Agusto Hidalgo, precediendo a otras autoridades. San Lorenzo bien vale una misa de hora y media larga, y como es preceptivo de la mejor tradición popular, cantada y con predicador para la ocasión. Manuel Merchán, veterano sacerdote, trasmitió un denso mensaje de fe, ilusión y esperanza. La misma que trató de infundir el párroco de San Lorenzo, Elías Zait, a sus fieles e invitados cuando llegó el momento de los agradecimientos al final de la ceremonia. Esperanza y gratitud a los colaboradores presentes y ausentes, con unas palabras de agradecimiento al alcalde Augusto Hidalgo y al consejero de Presidencia y alcalde de Gáldar Teodoro Sosa. «Gracias, Alcalde; y gracias, don Teodoro». Tanto el Ayuntamiento como el Cabildo, a juicio del párroco, han atendido la llamada de San Lorenzo, y su recompensa pública fue motivo de aplauso. Poco antes, a petición del oficiante, Hidalgo y Sosa se habían intercambiado un gesto de paz, con una inclinación de cabeza. Con la complicidad compartida de la oposición que asistió en pleno, ambos agradecieron la ovación y, tal vez, en su interior, meditaron sobre un tiempo sin pandemia. Un porvenir en el que algunos se los imaginan en la carrera electoral a la Presidencia del Cabildo.

Compartir el artículo

stats