Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manolo Ojeda

Cartas a Gregorio

Manolo Ojeda

La rebelión de los pobres

Querido amigo; un metro puede ser mucho o poco según sea lo que se mida, y si una oreja de un metro es enorme, una persona que mida un metro de estatura es un enano.

Por las mismas razones, si para los musulmanes Alá es grande, para los occidentales puede no serlo, pensando en que nadie que desprecie la vida de las personas puede ser considerado como grande.

El Estado Islámico ha acabado con la vida de miles de personas sin distinguir si son de su tierra o de cualquier parte del mundo, pero la grandeza se mide por la capacidad de dar, no por la de quitar.

Tampoco los occidentales somos un modelo a seguir y, seguramente, son los países más desarrollados los que tratan de occidentalizar a los del tercer mundo. El problema es que lo quieren hacer a su manera, que no es otra que la de sacar tajada allí donde quiera que vayan.

Pero ya nadie se conforma con servir a los poderosos y, desde que los países árabes consideran cualquier parte del mundo como campo de batalla, ya nadie está a salvo en ninguna parte.

Resulta que los occidentales, después de haber estado veinte años controlando todo lo que pasaba en Afganistán, no parece que hayan conseguido cambiar la mentalidad de los afganos, o, al menos, es lo que se deduce viendo la facilidad con la que los señores de la guerra han reconquistado el país.

Ahora vendrá la purga de los infieles que colaboraron con Occidente para intentar cambiar el régimen. Pero nada importante se consigue por las buenas, y son los afganos los que tendrán que luchar si quieren conquistar sus libertades.

El error del gobierno de Ashraf Ghani fue el de aprovechar el apoyo internacional para beneficio propio y no para el de su pueblo, por lo que ha tenido que salir huyendo del país para no ser linchado.

Tampoco se entiende ese apoyo incondicional a un sujeto de esa calaña, por lo que habrá que saber quién ha estado detrás de la trama.

Mucho me temo, Gregorio, que más que occidentalizar los países de Oriente Medio, lo que pretende EEUU es sudamericanizarlos, que es en lo que son verdaderos expertos: la misma estrategia para todos los países que tienen la misma materia prima que puedan explotar. La única diferencia está en la religión, y no es lo mismo convencer a un católico de conveniencia que a un islamista de convicción.

Por más que parezca que el mundo es un caos, todo sigue el orden establecido para que los ricos sigan siendo cada vez más ricos a costa de los pobres.

Así que no es de extrañar que los pobres se rebelen, ni que temamos que este sábado 11 de septiembre se cumplan veinte años del mayor ataque terrorista de la historia de EE UU, con 2.753 víctimas. Que Dios y Alá nos protejan.

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene.

Compartir el artículo

stats