Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Durán

Reseteando

Javier Durán

Periodista

Teorías sobre el paquete lleno de bichos

Una explicación del terrorismo de bichos (y no de antrax) podría ser la animadversión del remitente al destinatario, que con una inquina de poseso reúne en un paquete postal gusanos y cucas y lo envía a Gran Canaria para hacer explícito su rechazo más profundo a la otra persona. La noticia es que los funcionarios de Correos vieron a los animalejos abandonar apresurados su refugio, para esparcirse por el mostrador, ocupar la balanza para pesar los envíos y meterse en alguna saca. La policía hizo acto de presencia y levantó primorosamente un atestado sobre el estrambótico suceso, aparte de proceder a la identificación del remite y destino para conocer algo más del morboso asunto. Un estudiante de ingeniería que pasaba por allí advirtió sobre las veleidades gastronómicas de algunos individuos, dedicado a la inconfesable costumbre de devorar insectos. En el corrillo que se había formado se oyó una exclamación, e incluso uno de los presentes recordó que en La Boquería había un establecimiento para atender la repugnante necesidad intestinal. ¿Sería un verdadero manjar, con una alta cotización, la colonia de bichos que había llegado a la Isla vía postal? Un veterano de la oficina alabó la pericia de sus compañeros al interceptar el paquete, y se refirió con voz grave a los avisos entre delincuentes, amenazas espeluznantes realizadas con animales muertos o pedazos de organismos humanos. Hubo otra exclamación, casi un grito de horror en un hall donde el miedo se cortaba con un cuchillo jamonero. Una señora de la calle, que llevaba tres cadenas encima (una para un colgante, otra de las gafas y una tercera para la mascarilla), y todas se le enredaban, comentó con tono suave la necesidad de que los bichos fuesen analizados en un laboratorio. Y añadió: «Vivimos en un momento de plagas y hay enemigos que quieren invadir la agricultura de lo peor, cosas imposibles de matar». Todos asintieron con la cabeza silenciosamente, pero sin la certeza absoluta de que estuviesen ante la aclaración definitiva sobre el misterioso paquete que llegó a LPGC.

Compartir el artículo

stats