Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manolo Ojeda

Cartas a Gregorio

Manolo Ojeda

Los más vulnerables

Querido amigo: Cada vez que oigas decir que el Gobierno ha aprobado alguna ayuda para las personas más vulnerables como las que acaba de anunciar Pedro Sánchez sobre el recibo de la luz, puedes estar seguro de que, cualquiera que sea tu situación, la cosa no va contigo.

En primer lugar, porque, para «aspirar» a ser una de esas personas vulnerables que ellos dicen, tienes que contar con un profesional que se encargue de hacer la gestión o un abogado especializado en esa materia.

De todas formas, el Gobierno sabe perfectamente que este tipo de ayudas dependen, sobre todo, de la aplicación de políticas sociales para necesitados o indigentes, y que no tiene nada que ver con la mayoría de los afectados como son los trabajadores o los pequeños empresarios que se están viendo perjudicados con las subidas del tropecientos por ciento del coste de la luz, un importe que tendrán que detraer de sus ya exiguos sueldos o beneficios empresariales, así como del coste de la educación de sus hijos y, en general, sacrificando su calidad de vida.

Necesitado es mi vecino que, con más de ochenta años ha tenido que costearse una silla salvaescaleras porque su mujer ya no puede subir hasta el segundo piso donde viven. Lo malo del asunto es que, después de haberse gastado más de trece mil euros, su mujer le dijo que no podía subir en la sillita porque le daba mareo. Total, que solo la utiliza él cuando trae la compra, y va tan lenta y con tanta parsimonia, que cuando lo vi subir parecía la Virgen del Pino ascendiendo a su camarín…

Pero es una de las habituales características de los políticos que nos gobiernan, una forma de manifestar «claramente y con contundencia» lo que no van a permitir que se haga, que es, precisamente, lo que todos creemos que se debe hacer, pero dicen que están dispuestos a dialogar abiertamente «siempre que se respeten sus líneas rojas…»

Es como lo que Pedro Sánchez le manifestaba a Pere Aragonés, presidente de la Generalitat de Cataluña, al que le ha dicho que ni el referéndum ni la amnistía son posibles, pero que tiene la esperanza de llegar con él a una posición pactada…

Ya no te digo nada del Gobierno de Canarias y su presidente, Gregorio, que, teniendo al frente del ejecutivo nacional a un miembro de su partido además de ministros y asesores canarios, no se atreve a contradecir a Pedro Sánchez por respeto al presidente de su partido… Lo que no parece merecerle la misma atención es la obligación que tiene con el electorado de Canarias que le ha votado.

Así que, en lugar de disfrutar de las ventajas que supone tener de su lado a un presidente afín, nos condena a seguir siendo la comunidad del país que recibe la mayor cantidad de inmigrantes y la que mayor número de parados soporta.

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene.

Compartir el artículo

stats