Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María de Loma

El palique

José María de Loma

Periodista

Antología de pícaros

Lo mejor de los Papeles de Pandora es que se recupere la palabra fideicomiso. Parece que significa comer fideos. Los Papeles de Pandora son un conjunto de documentos desvelados o aportados por un consorcio de periodistas y medios de comunicación de todo el mundo. Un gran trabajo. Una herramienta que demuestra que el periodismo sirve, ayuda y abre los ojos. Pero también es la certificación de algo obvio: el que tiene mucha pasta se busca la vida para llevársela fuera o pagar menos impuestos. O todo a la vez. Los Papeles de Pandora deberían venir con índice onomástico. Unos los consultarían para respirar aliviados al no verse en la lista. Otros curiosearíamos por ver qué famosos hay. No faltaría el que lamentara no estar.

Incluso si se trata de una lista de defraudadores siempre hay alguien que se ofende si no se le incluye. Pasa igual con las antologías poéticas. Hacer una antología es la forma más fácil de crearse enemigos. El que está cree que lo merece de sobra. El que no, te la jura para siempre.

En la lista de Pandora hay muchos líderes mundiales, entrenadores, futbolistas y hombres de negocios. O sea, ya no se puede admirar a nadie sin sospechar que está haciendo trampillas o posee una sociedad fantasma.

Los tiesos miramos la lista de Pandora como si miráramos el Hola.

Según cálculos de la Comisión Europea, solo en la UE se desvía a través de las sociedades offshore el equivalente al 10% del PIB europeo. Esto demuestra dos cosas. La primera, que el problema es grave y lesivo para la economía. El segundo, que hay muy poca vergüenza. La offshore es legal siempre que se declare en el país de residencia. Pero todo esto le suena a usted y a mí a chino porque nuestras únicas cuentas son las de la vieja. O si acaso una cuenta tradicional en uno de esos simpáticos bancos de siempre que ya no te ofrecen ningún servicio, y mucho menos personal, pero te cobra comisiones todo el rato. Habrá más noticias sobre Pandora, a la que le han abierto la caja. La caja de ahorros. Irregulares. Seguirán informando. Ya dijo el clásico que el gobernante solo teme a los poetas. Ahora teme a los periodistas. Si se unen.

Compartir el artículo

stats