Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Canellada

Azul atlántico

Fernando Canellada

Periodista

España y América

Joe Biden es el primer presidente de la historia de EE UU que conmemora oficialmente el Día de los Pueblos Indígenas y, sin obviar las «atrocidades» de la conquista, mantiene la fiesta del día de Cristóbal Colón. La ‘disputa sobre el Nuevo Mundo’, que así la conocía en el siglo XVIII, ya se había iniciado durante los viajes que trajeron a Colón por la isla de Gran Canaria y hoy, lejos de haber concluido, sus dimensiones se amplifican. Las palabras del presidente gringo se enredan con las del papa Francisco.

En las últimas décadas han entrado en el debate las ideologías y las luchas partidistas con lo que a las dificultades de origen se han añadido bastantes más. Los indigenistas atacan a España con su idealización de lo aborigen. Los ‘progres’ comprometidos arriman el ascua a su sardina del presente con una magra manipulación del pasado. Hasta los populistas bananeros culpan de su incapacidad a los colonizadores. Hay interpretaciones del Descubrimiento que no se ajustan a los hechos reales y son, en cambio, florilegio para modernizar trasnochadas posiciones actuales. En la Edad Moderna los enemigos de España desplegaron la Leyenda Negra, que algunos líderes políticos airearon en la nefasta etapa postcolonial.

La polémica hoy adquiere dimensiones atlánticas, con Biden y Francisco, colosales. En el debate resulta difícil concretar el motivo de discusión. Ya no está muy claro que sucedió hace 529 años. Descubrimiento para unos y para otros, que derriban estatuas de Colón, invasión imperialista. Seamos claros. Hay que ver lo que España encontró en América y lo que allí construyó y civilizó. En Vegueta hay una plaza que ha servido de modelo para ciudades americanas. Y hay una Casa de Colón. Se pueden discutir todos los aspectos de la gesta española en América, pero nadie puede negar la importancia de su transcendecia. Siglos antes de que la World Wide Web uniera al mundo, ya lo había conseguido Cristóbal Colón, después de dejar atrás Maspalomas. La obra de España ha sido tan grande que, como decía un recordado profesor de quien suscribe, verla en su medida es volver a descubrir América, pero también es descubrir España. Y qué mejor día que hoy.

Compartir el artículo

stats