Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Durán

Reseteando

Javier Durán

Periodista

100 años del PCE y una ministra

Ni el más osado análisis político consigue a veces escarbar en la explicación de un acontecimiento o acto, quedando así en el aire la razón de su existencia o al albur de una especulación lo más cercana posible al objeto.

Para este tipo de politología desesperante, más pegada a la alquimia que a la estructura, viene como anillo al dedo que una ministra comunista sea la líder política más valorada, según el CIS, por encima de Pedro Sánchez. Un reconocimiento entre los encuestados, que, paradojas de la vida, coincide con el centenario de la fundación del PCE, una formación diluida (o absorbida) de veneración entre los historiadores, pero constreñida a una presencia menos que testimonial en el mapa político nacional. Una valoración, sin embargo, que tiene sus matices: Yolanda Díaz compensa y repara la ausencia.

Desde luego que una alta valoración sociológica no es garantía suficiente para obtener una victoria electoral. Pero un liderazgo de estas características sí nos sirve para abundar en torno a la pregunta más pronunciada en la celebración del centenario: ¿qué puede aportarnos el comunismo en la actualidad? Pues la suerte es que hay una cartera ministerial (Trabajo y Economía social) que dirige una comunista, y además resulta que su gestión al frente de la responsabilidad recibe los mejores parabienes entre los españoles. Y en torno al interrogante en sí, creo que todos estaríamos de acuerdo en certificar la muerte del comunismo como ideología, cuya aplicación en el mundo real no ha hecho nada más que acarrearnos desastres sin paliativos. En un país como este, con una historia de furibundo rechazo y violencia contra el legado marxista leninista, constituye todo un fenómeno el beneplácito colectivo hacia Díaz. Está claro que mantener en su curriculum las siglas, aunque sólo sea como un anillo regalado por su abuela, acaba siendo, de entrada, una fuente para concentrar la curiosidad de sus contrincantes en la negociación. Sería algo así como el comunismo, sus cien años de historia y aquí delante un resultado inesperado: la ministra Yolanda Díaz.

Compartir el artículo

stats