Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfonso González Jerez

Retiro lo escrito

Alfonso González Jerez

Dicen que fue Clavijo…

Después de mucho tiempo sin reírme repasando la prensa, no pude evitar la carcajada cuando leí algunas informaciones sobre la crisis política en el ayuntamiento de Arrecife y su inmediata réplica en el Cabildo de Lanzarote. En Arrecife Astrid Pérez, la alcaldesa, decidió romper el pacto que mantenía con el PSOE desde julio de 2019. Lo hizo –cabe colegir– por varias razones. Primero, por su insatisfacción con la mayoría de los concejales socialistas insertos en el gobierno municipal; alguno de ellos, por ejemplo, llegó a negociar y firmar un convenio sin llevarlo como es preceptivo a la Junta de Gobierno. En segundo lugar, la presión de la dirección nacional del Partido Popular, que jamás entendió las razones de cerrar y mantener un acuerdo con el PSOE. ¿La alcaldía de la capital a cambio de consolidar la plaza de una baronesa del PSOE al frente del Cabildo con todo su poderío político, propagandístico, clientelar? La señora Astrid Pérez es también diputada general y en los plenos parlamentarios ha debido soportar la incesante vomitona de insultos de la mayoría gubernamental sobre su organización política: ineptos, sinvergüenzas, corruptos, ignorantes, traidores a Canarias, mentirosos patológicos. Sí, al PSOE torrecista le da mucho, pero mucho asco el PP, salvo para que le apuntalen a una presidenta de cabildo como en Lanzarote o una vicepresidente de cabildo como en La Palma, en ambos casos, y eso es lo principal, excluyendo del poder a Coalición Canaria.

Y ahí, claro, viene la parte divertida. ¿Ustedes pueden creer que en propiciar la crisis en el ayuntamiento de Arrecife ha participado CC con la propuesta de un gobierno alternativo? Como lo oyen. Increíble, no, que la fuerza política que ganó las elecciones en el municipio (nueve concejales, sobre los 6 del PP y los 5 del PSOE) proponga una nueva mayoría y convenza a Pérez ¿Hasta dónde van a llegar estos desaprensivos? Y pásmense ustedes, ¿saben quién está detrás de esta inaudita estrategia política? Me arriesgo a que nieguen con la cabeza y me tomen por loco. Pero sí, lo diré: Fernando Clavijo. El secretario general de Coalición Canaria, Fernando Clavijo, desarrollando la estrategia política de Coalición Canaria. Sinceramente: ¿hasta dónde va a llegar este sujeto? ¿Hasta qué cimas de desesperación –¡apoyar un cambio de gobierno, como si fueran el PSOE!– se arrastra Coalición Canaria?

¿De verdad que estas mamonadas se pagan?

Existen otras aproximaciones y ofertas que transcurren en esquinas más penunbrosas y que demuestran verdadero pánico electoral. Cuando todas las encuestas te advierten que perderás entre uno y dos de los cinco apurados diputados que conseguiste en 2019 la aceleración del metabolismo político te lleva a ofrecer acuerdos delirantes y acojonados. Aun así, Román Rodríguez se ha arriesgado al disparate y ha propuesto a Casimiro Curbelo una confluencia electoral, a la que podrían sumarse los disidentes de la Agrupación Herreña Independiente, que no parecen muy entusiasmados, por cierto, por regresar a la AHI y comerles las quesadillas a Narvay Quintero. Supuestamente tal enjuague podría sumar entre siete y ocho diputados y convertirse en el árbitro de las mayorías políticas desde el verano de 2023. Naturalmente es una necedad desesperada, una abrumadora tontería. Sobre todo porque si hay un caballero al que no soporta Curbelo y sobre el que tiene una opinión efervescente y terminante es el consejero de Hacienda del Gobierno autónomo. Vamos a ver cosas muy raras, estrambóticas, desesperadas, torpes y de un engreimiento suicida. Para el que le guste este goro pequeño y autorreferencial.

Compartir el artículo

stats