Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Para empezar

Las gafas violetas

Cuando te las pones no hay vuelta atrás. Son mágicas. Sus cristales violetas te muestran todo aquello que, durante toda la vida, estaba ahí delante y no eras capaz de ver. No sólo lo evidente, lo que es tan grave que deberíamos percibir todos sin necesidad de ponérnoslas y que algunos, aún, niegan: malos tratos físicos, malos tratos psicológicos, hombres matando a mujeres que consideran suyas, o a sus hijos, para condenarlas a una tortura todos y cada uno de los días que les queden de vida. No, Hablo de todo lo demás. De todo ese machismo que impregna nuestra sociedad y que permanece ahí, agazapado, escondido. Actitudes e imágenes aparentemente inocuas que son, en realidad, la base sobre la que se sustenta la cara más cruel de la desigualdad entre hombres y mujeres. En sólo una jornada: un anuncio de perfume que para ella es Good Girl y para él Bad Boy, otro de chocolate en el que la madre es la chafaplanes mientras el padre es el divertido que deja a su hijo salir a la calle disfrazado de dinosaurio, una sala de plenos con trece retratos, todos de hombres, mi café solo, corto y sin azúcar para mi amigo y para mí su capuccino... Eso, sin hacer nada especial, sin buscarlo. A muchos les parecerán tonterías, pero el diablo del machismo que acaba matando mujeres y niños, está en los detalles que sólo dejan ver las gafas violetas.

Compartir el artículo

stats