Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Durán

Reseteando

Javier Durán

Periodista

Iván: Yolanda después de Pedro

Por menciones hubo empate técnico entre Isabel Díaz Ayuso y Pablo Rodríguez, diputado, candidato del CC a repetir a día de hoy por Gran Canaria y cliente del gurú Iván Redondo, que recaló por la Isla para comentar sobre él y el libro de Toni Bolaño, Moncloa: Iván Redondo.

La política o el arte de lo que no se ve, un perfil de la persona que colocó a Sánchez en la lanzadera. El tercer nombre que mantuvo con derecho a permanencia fue el de la ministra Yolanda Díaz como presidenciable frente a su ex príncipe de diseño, y como alternativa a un cañonazo electoral donde la jefa de Madrid se imponga frente a Casado y pacte con Vox para alcanzar la estabilidad. Da escalofríos nada más pensarlo. ¿Y por la izquierda? Redondo desplegó los mejores vaticinios para la ministra de Trabajo y vicepresidenta, tanto que parece hasta una venganza servida en plato frío con la cabeza de Sánchez dibujada en el revés de la porcelana, al estilo Cartuja. El ex hombre milagro que sacó al aún intrépido chico de la carretera sabe que las subidas de la militante comunista en las encuestas son, por ahora, latigazos en el hígado del líder. Más adelante, acercándose a la cita electoral, el PSOE tendrá que aceptar que los culpables de su valoración siempre al alza son ellos mismos, y mirarán con recelo el aprovechamiento que hace Yolanda Díaz de su cartera ministerial. Ante la falta de barones y jarrones chinos que rechisten a Sánchez, la opción más corriente es vaciarla de sus cometidos, como se intentó recientemente con la reforma laboral, o bien, algo poco habitual, alcanzar acuerdos electorales que fructifiquen en una coalición de gobierno. A los socialistas, para los que es una humillación insoportable su espiral de éxitos y reconocimientos, no le interesa dinamitar a la representante de la izquierda-izquierda. No le resulta cómodo quedar a expensas de chantajes nacionalistas. Y más que nada, como bien advierte Redondo, porque en este país puede ocurrir cualquier cosa, como que Yolanda articule una alternativa inquietante (para el futuro de Pedro Sánchez).

Compartir el artículo

stats