Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Nicolás Juárez, recordándote

Querido José, hoy día 15 de diciembre hace un año que Dios te llamó y subiste con tanta placidez sin querer disgustarnos dejándonos mucha paz para que no sufriéramos.

José, nos hiciste tan fácil cuidarte que lo hicimos con mucho amor, pero también lo recibimos de ti.

Quiero destacar tus buenas cualidades, fuiste muy buen hijo, buen hermano y más tarde buen esposo y padre, trabajador nato incansable, te ganaste la amistad de muchas personas siempre con tu sonrisa y la palmadita en la espalda. Eso se manifestó en tu despedida.

Tu marcha me ha dejado un gran vacío. Lo llenabas todo cuando llegabas a casa y tu sonrisa la inundaba. Nuestros hijos lo sienten también. ¿Recuerdas cuando me regalaste esta frase? «Si me dieran a elegir entre mi mundo y tú, elegiría mi mundo, porque mi mundo eres tú». Solo pido a Dios que me ayude a saber vivir sin ti, a resignarme, pero sí te digo que vivo con la esperanza de que cuando me llame el señor, me estés esperando y juntos de la mano volvamos a empezar de nuevo.

Para que esto suceda, ruega por nosotros ya que te has ido primero y yo debo de tener alguna misión encomendada que cumplir con méritos y buenas obras para que podamos llegar a ese paraíso prometido.

Esta carta no tiene despedida. Hasta que nos volvamos a encontrar, siempre estarás en mi corazón y en el de nuestros hijos.

Tu recuerdo permanecerá siempre con nosotros. Abrazos mil.

Compartir el artículo

stats