Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manolo Ojeda

Cartas a Gregorio

Manolo Ojeda

La cosa no está para bromas

Querido amigo, hoy 28 de diciembre, es día de los inocentes, pero, entre la pandemia y las consecuencias que traerá la erupción de La Palma, la cosa no está para bromas, Gregorio. Más bien parece el primer capítulo de una novela negra. Negra como las cenizas del volcán y como la conciencia que deben tener nuestros responsables públicos, que hace tiempo deberían haber informado de cómo piensan reconstruir la isla, después de haberse pasado tres meses prometiendo millones de euros.

Pero parece que esos dineros irán a la cosa pública. Es decir: para rehabilitar carreteras, redes de agua y electricidad y todo lo relacionado con los servicios públicos, pero poco se sabe de lo que pasará con las personas que se han quedado sin casa, sin negocio y sin tierras.

La Asociación de Afectados se queja de que no están contando con ellos para tomar decisiones, y que solo saben de lo que está pasando por medio de la prensa.

Todo apunta a que se sabrá de lo acordado solo a toro pasado y cuando ya no tenga remedio, después de que todos los representantes del gobierno que han pasado por la isla se llenaran la boca prometiendo solidaridad. Pero si esa generosidad se limita a la aplicación de la ley vigente, para eso no hacía falta que vinieran.

Los medios públicos nos han mantenido entretenidos día y noche contándonos sus cosas, pero no las nuestras, que solo las han utilizado para sus intereses.

Si no tenían la intención de ayudar ¿para qué, entonces, nos ponía la televisión canaria esas entrevistas lacrimógenas de los afectados con la lava entrando por sus casas…?

Da la impresión de que se tratara de un ensañamiento con las desgracias ajenas, cuando no el de ofrecernos un nuevo reality show en caliente, y nunca mejor dicho.

Ya les gustaría a los palmeros que todo fuera una inocentada. Pero no, y ya se habla del negocio que supondrá la urbanización «Nuevo Todoque…».

El Gobierno de Canarias ha alojado a más de 300 familias en una primera fase, y está trabajando en una segunda y tercera, siendo lo más urgente la compra de más de 97 viviendas vacías a través de Visocan y el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane. El problema es que Visocan está bajo la dirección de la Asociación Socialista Gomera de Casimiro Curbelo y la Consejería de Vivienda la dirige el socialista Sebastián Franquis, y no parece que se vayan a entender fácilmente a la hora de entregar las viviendas que tienen disponibles.

Así y todo, el proceso llevará el correspondiente trámite con la administración pública, cosa que no se le desea ni al peor enemigo. Sobre todo, en esta época de pandemia de cita previa y colas de espera interminables.

Puestos a inocentadas, deberíamos agradecer a nuestros gobernantes el que hayan decidido donar la primera paga del año a los damnificados palmeros…

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene.

Compartir el artículo

stats