Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cuervo

Artículos de broma

Javier Cuervo

Propósitos e incertidumbre

Alguien se está planteando propósitos para el año nuevo? Antes del Covid teníamos la posibilidad de no llevarlos a cabo, pero para muchas personas era ineludible hacerse propósitos. Desde la pandemia cualquier plan se puede estropear por un contagio o una cuarentena, en los bares y restaurantes donde se apelotonan las cancelaciones y en las casas, donde sobran platos o faltan personas a última hora.

¿Es un buen planificador y sus propósitos del año nuevo consideran la llegada de las variantes Pi, Ro y Sigma? La experiencia dice que hay que tener en cuenta las olas de Covid también para hacer planes y no sólo para deshacerlos, como hasta ahora, por imposición o por autorresponsabilidad, una vez comprobado que el triunfalismo de la vacunación no acaba con el problema, sólo lo atenúa.

Reaparecen títulos que hablan de la era de la incertidumbre, que acuñó para una serie de televisión y un posterior libro el economista John Kenneth Galbraith. La incertidumbre a la que se refería entonces era la de los años setenta del siglo XX (cuando quedaba tanta incertidumbre por venir) y la ponía en contraste con las certezas del siglo XIX. Lo rescaté de un anaquel y se lee mejor que a Thomas Piketty, más actualizado y fiero respecto a la colonización. Como seres mortales (no es por molestar) toda certidumbre será una fantasía, pero está bien que el cerebro la cree basándose en dos certezas –que moriremos un día, pero no cada día– y en la alta posibilidad de que no sea hoy.

Las certezas de que habla Galbraith tienen que ver con las sólidas creencias económicas del XIX, saldadas por el siglo XXI en que la incertidumbre juega a la ruleta en el mercado como si no hubiera un mañana. Al común de los trabajadores (por cuenta propia o ajena) les han segado la certeza bajo los pies. Seguirá siendo así porque vemos que ninguna sucesión de crisis lo remedia. La divulgación psicológica de arréglese usted mismo difunde que la incertidumbre está muy bien porque hace pensar mejor. Falta especificar ese «mejor» para qué y para quién es.

Compartir el artículo

stats