Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M. Alonso

Sol y sombra

Luis M. Alonso

«A título personal»

El relato de los políticos es una escopeta que habitualmente carga el diablo contra sí mismos. Miren al ministro Alberto Garzón, que se ha empeñado en ser el Jaimito de la legislatura con salidas de tono y melonadas que mismamente se encarga de amplificar concediendo entrevistas comprometedoras para las exportaciones nacionales a medios de otros países potencialmente importadores.

Esta vez la jaimitada no ha consistido simplemente en desaconsejar el consumo de carne, algo que ya hizo con anterioridad ganándose la antipatía de los ganaderos y del sector en general. El incendio de estos días es por sus palabras a “The Guardian” acerca de la mala calidad del género que exporta España procedente de las grandes explotaciones de ganado. Probablemente no haya que quitarle del todo la razón en lo que dice. ¿Existen macrogranjas en este país donde los animales no son tratados de forma exquisita? No hay que negarlo rotundamente, pueden darse casos. Seguramente en la misma medida que en otros lugares europeos de los que importamos chuletones de vaca. En todo caso, ¿tiene que ser el ministro de Consumo el que conceda una entrevista a un medio británico para denunciarlo? No precisamente, creo yo.

Quizás por ese incompresible motivo, el Gobierno no ha tardado en manifestar que las declaraciones de Garzón son “a título personal”. El propio Sánchez ya tuvo que actuar de bombero, la anterior vez en que el titular de Consumo cargó contra el sector cárnico, diciendo aquello de “donde esté un buen chuletón”. En esta oportunidad, al menos por ahora, ha preferido no mostrarse igual de expresivo. El problema que le veo a la explicación de Moncloa es que no existen las declaraciones “a titulo personal” de un ministro cuando las concede a un periódico que únicamente se las pide por el hecho de ser ministro, no por llamarse Alberto y apellidarse Garzón. Como la historia se repite, habrá que sentarse a esperar a que dimita al tratarse de un peligro constante para los intereses comerciales del país.

Compartir el artículo

stats