Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xavier Carmaniu Mainadé

Y madre de Buster Keaton

La actriz americana Betty White habría celebrado hoy su 100º cumpleaños. Desgraciadamente le faltó poco para conseguir alcanzar esta cifra redonda, porque murió el último día de 2021. En nuestro país era conocida, sobre todo, por ser una de las protagonistas de Las Chicas de Oro, un fenómeno televisivo de los 80, tanto por el éxito de audiencia como por el hecho de que los tres personajes principales eran mujeres de edad avanzada. Para White, esa serie fue la culminación de una trayectoria impresionante. De hecho, ostenta el récord Guinness de ser la actriz con la carrera televisiva más longeva del planeta: trabajó durante 80 años.

Las payasas de ‘Si tu t’en vas’.

En el mundo del espectáculo ha sido un tema recurrente debatir y reflexionar sobre la poca presencia femenina en el campo del humor y la comedia. Es un fenómeno que se produce tanto en la tele como en las artes escénicas. Precisamente estos días es noticia que en Barcelona tres payasas –Pepa Plana, Nan Valentí y Lola González– protagonizan Si tu te’n vas en el Centre d’Arts Lliures. Si fueran hombres nadie subrayaría la cuestión del género a la hora de informar de la obra, seguramente porque desde nuestra perspectiva contemporánea sigue siendo algo excepcional que haya tres mujeres que suben al escenario para hacer reír al público. Sin embargo, a lo largo de la historia siempre ha habido mujeres que se han dedicado al humor y a la comedia.

Por ejemplo, en el Egipto de los faraones, según demuestran los grabados y jeroglíficos conservados, había mujeres que hacían malabarismos y acrobacias. Estas actividades fueron habituales en otros momentos y lugares. Incluso en la Edad Media, donde consta que había juglares y bufones de sexo femenino. En Inglaterra solían trabajar por parejas hombre-mujer y ellas se encargaban de tocar algún instrumento musical durante el espectáculo.

Hubo quienes llegaron a ser bufonas reales. La más importante fue Mathurine de Vallois (1589-1627), que vivió en la corte de Francia durante los reinados de Enrique III, Enrique IV y Luis XIII. En su tiempo era tan famosa que mathurine se convirtió en sinónimo de juglar, y mathurinade, en el nombre que recibía un tipo de literatura cómica muy popular entonces.

Cabe decir que la Iglesia no veía con buenos ojos que las mujeres se dedicaran a ese tipo de actividades, porque consideraba que no casaban con virtudes femeninas como la modestia o el pudor. Sin embargo, la realidad es que las actrices cómicas encontraron su espacio en la Commedia dell’Arte, base del clown moderno, donde interpretaban a algunos de los personajes junto a payasos masculinos.

Según los libros de historia, el padre del circo contemporáneo fue el inglés Philip Astley, con una compañía que empezó a actuar en Londres en 1773. No consta que al principio hubiera mujeres entre los payasos, pero en 1846 la prensa ya informaba de las primeras. A partir de ese momento y, durante la segunda mitad del siglo XIX, empezaron a surgir unas cuantas. Algunas llegaron a ser verdaderas estrellas, como Amelia Butler en EEUU, Mademoiselle Emille, que en 1862 actuaba en el circo Alhambra, o Silvia Christoff, que triunfaba en las pistas en 1867.

Cuando se acercaba 1900, el número de mujeres todavía creció un poco más y todas las compañías de circo, entre su elenco de payasos, contaba con representantes del sexo femenino. La más importante fue Evetta Matthews, que siempre quiso reivindicar la cuestión del género. En todas las entrevistas que le hacían defendía que las mujeres tenían derecho a poder trabajar de lo que quisieran. Sabía de lo que hablaba. Ella, que era hija de un payaso de circo, tuvo que luchar mucho para que la familia le dejara seguir la profesión paterna.

Con la llegada del siglo XX, la eclosión del cine hizo que actrices de vodevil y de circo pasaran al universo del celuloide. Entre ellas Gale Henry, que entre 1913 y 1933 rodó 236 comedias. A partir de aquí podríamos citar a todas las grandes artistas que han triunfado hasta la actualidad, entre las que saldrían seguro Betty White y Pepa Plana, que son dos referentes de nuestro tiempo.

Myra Cutler fue una de las actrices de vodevil que en su momento dio el salto al cine mudo. Pero antes de que esto ocurriera, ayudó a su hijo a dar los primeros pasos en el mundo de los escenarios. Y es que, de no ser por ella, el mundo nunca habría gozado de las genialidades de Buster Keaton. Él lo tuvo siempre presente y puso a su madre en muchas de sus películas.

Compartir el artículo

stats