Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cuervo

Artículos de broma

Javier Cuervo

El falso relato del deporte

El deporte no es menos humano que el resto de las actividades humanas, pero su relato es diferente. Se cuenta que el deporte está bien y la política, mal y sobran homeros para el atleta que supera una décima de segundo un récord mundial mientras que socialmente no se acepta el tono épico para un gobierno que consigue una mejora para millones de personas. Me parece bien lo segundo, pero no lo primero y desprecio ese argumento extendido de que el deporte es un terreno para el bien y la política, para el mal. Hoy, Max Weber inauguraría la sociología escribiendo «El político y el deportista».

Desde que llegaron n a la estratosfera los precios de los futbolistas los catequistas liberales alimentan al pueblo con la papilla del principio de desigualdad por el que quien produce mucho negocio debe ganar mucho dinero. Cuanto más das crees los contratos de Messi más te quitas la subida del IPC en el convenio.

A partir de ahí puedes aceptar que los impuestos esquilman a la gente más valiosa a través de los deportistas que defraudan a Hacienda millones por decenas y de los que la esquivan en paraísos fiscales. Dado que hemos visto alegre hinchada acudir a las puertas de los juzgados con las manos llenas de aplausos para el deportista defraudador podemos decir el deporte es una escuela normalizada de polarización y de emocionalidad permitida que ha ido ganando terreno en otros planos de la sociedad favoreciendo la desinhibición de los comportamiento irracionales y las adhesiones tribales que empezaron con la valoración de la victoria con el gol en el último minuto de penalti injusto y en ese ir con los unos y contra los otros en toda circunstancia con la fe que antes sólo se daba en cofradía marianas.

Ni siquiera se puede comer entero el discurso del deporte y la salud visto lo físicamente machacados que quedan después de carreras intensas pero cortas y cómo hay que perseguir el uso de sustancias tóxicas en todas las disciplinas, que ahora sabemos que convive con la prevención a las vacunas que le inoculan, masivamente, a la gente normal.

Compartir el artículo

stats