Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manolo Ojeda

Cartas a Gregorio

Manolo Ojeda

Ir para venir con tiempo de volver

Querido amigo, la carrera espacial es una forma que tiene el poder establecido para ponernos a mirar al cielo con la boca abierta mientras nos meten la mano en el bolsillo y nos roban la cartera.

Por cierto, hay quién está empezando a relacionar la covid19 con los viajes espaciales que están haciendo los chinos. Buscan nuevas formas de energía y nuevos productos que puedan comercializar para mejorar así su economía, pero parece que lo que han encontrado son virus y nuevas enfermedades que no sabemos si podremos controlar. O sea, que van a por lana y vuelven trasquilados.

El mundo está en una grave crisis económica y sanitaria, pero a nosotros solo se nos ocurre construir problemas para luego vivir del trabajo de buscar soluciones, cuando deberíamos construir soluciones para poder vivir sin problemas.

Juanjo vive en Tafira y tiene que ir a trabajar a la Cruz Roja de Puerto Rico donde el INEM le ha proporcionado un trabajo para atender a los emigrantes, así que se pasa el día corriendo de ida y vuelta al sur.

Los alemanes fabrican coches y aviones para venir a vernos y viven de las rentas que les proporciona esa industria, mientras que los españoles construimos hoteles y abrimos restaurantes para los alemanes, lo cual no es tan rentable, y por eso somos pobres.

Tuvimos tiempos en que los pobladores del sur vivían felices en su tierra, pero luego, y debido a la falta de alimentos en los sucesivos cambios climáticos, tuvieron que emigrar al norte como han hecho siempre las aves migratorias. La diferencia es que los animales se han adaptado a viajar por sus propios medios, mientras que los humanos tenemos que construir carreteras, coches, trenes y aviones para desplazarnos, lo que es sin duda un gran invento que hoy nos permite poder estar en cualquier parte del mundo en solo cuestión de horas.

Lo malo es que, tanto los combustibles como los medios de transporte están en manos de intereses privados, y a ellos son los que les interesa que tengamos que vivir lejos de los lugares de trabajo, lejos de poder hacer cualquier gestión administrativa o, por ejemplo, ir de compras.

Por eso es tan importante tener tu casa, tu trabajo y tus suministros en una misma área, que es la forma de ahorrar tiempo y dinero.

En esta isla vivimos un millón de personas sin contar con los turistas que nos visitan, y según se calcula, hay tres coches por cada familia.

Así se entiende que las calles estén completamente atascadas de automóviles y todos andemos de viacrucis por la ciudad en busca de dónde dejar el puñetero coche, con el consiguiente gasto de combustible, incremento de la polución y la pérdida de tiempo y salud que todo eso conlleva.

Nos pasamos la vida ocupados en ir para venir con tiempo de volver, Gregorio, un verdadero sinsentido.

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene.

Compartir el artículo

stats