Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M. Alonso

Sol y sombra

Luis M. Alonso

Gobierno imperturbable

En medio de la terrible destrucción, con la amenaza expansiva de una guerra en Europa, el horizonte apocalíptico no deja de sumar puntos. En España corresponden a la ineficacia de un Gobierno decidido a llevar al país a una situación de extrema gravedad como es la crisis de desabastecimiento por la huelga del transporte.

Todo lo que otros vecinos de la UE están haciendo para aliviar los efectos de la subida de los carburantes sobre sus transportistas y los sectores que dependen del suministro no parece importarle a Pedro Sánchez, imperturbable y empeñado en seguir adelante con el calendario que él mismo se ha impuesto para tomar medidas. Si buscan una situación inquietante como esta y una falta de respuesta, no la encontrarán en lustros. Es verdad que tampoco habían coincidido la pandemia y una crisis sobrevenida por la guerra con un gobierno tan demediado e incapaz, que no solo aplaza la solución de los problemas, sino que además no se explica ante el Parlamento sobre algunos de los bruscos movimientos de su política exterior como ha sucedido con el caso del Sahara y Marruecos.

En las peores circunstancias, cualquier esperanza que se suscita para hacerle a los ciudadanos la vida menos difícil y más comprensible se cierra de un portazo: el ejemplo lo tenemos en el recibo de la luz, que después de las vagas promesas para reducirlo ha vuelto a sumirse en las tinieblas a expensas supuestamente de una decisión energética conjunta de la Unión Europea. Ni Francia, ni Italia, ni Portugal, por poner tres ejemplos, han esperado para actuar y rebajar la tensión que produce la crisis de los carburantes y el alto coste de la electricidad. Lo que han hecho es aprobar medidas para tranquilizar a la población. A Sánchez, en cambio, no parece perturbarle la precariedad ajena, ni siquiera la fingida por sus socios que sabe que no se bajaran del carro pese a mostrarse en desacuerdo en casi todo.

Compartir el artículo

stats