Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gamers y ciudades

La ONU prevé que en el 2050 el 70% de la población vivirá en las ciudades siendo los avances tecnológicos un revulsivo para poder recuperar el bienestar de las personas con retos en su propio diseño urbano. Se expondrán en nuevas realidades virtuales para su compra, activos digitales NFTS (Non-Fungible Tokens). Los propios ciudadanos serán sensores del espacio urbano, Internet de los Cuerpos, jugando con reglas que nos llevaría a una nueva ética tecnológica. La frontera entre lo virtual y real se desdibujará, tenemos el Metaverso, una manera de gamificar espacios y de venta. Se podrá trabajar en ese espacio, jugar o diseñar arquitectónicamente.

Gamers y ciudades

Entre todos estos avances el ser humano no dejará de jugar en esos espacios, aunque los videojuegos nos facilitarán el propio diseño de esas ciudades del futuro, la participación ciudadana en un urbanismo colaborativo de la ciudadanía a través del juego diseñando sus espacios de convivencia.

El videojuego es cultura y asume un papel lúdico, divertido y educativo ante situaciones a resolver en diversos contextos como puede ser el diseño de futuras ciudades.

El videojuego gamifica el diseño urbano donde no sólo se jugará en la ciudad sino CON la ciudad. Jugando a videojuegos de ciudades se involucrará a las personas en el pensamiento arquitectónico de sus diseñadores.

Muchos videojuegos facilitarán esta comunicación con los futuros ciudadanos de una ciudad, como para poder testear si quieres una ciudad de 15 minutos o de 5 minutos, caminable, con alta densidad, vertical, de deportes urbanos o incluso sobre cómo conectaría con el espacio natural respetando todos los parámetros de una vida sostenible. El videojuego anticipa situaciones antes del diseño final para evitar que la majestuosidad de la estética de los edificios, superen lo más importante, vivir en la ciudad.

Cuando los futuros ciudadanos están ausentes en los procesos urbanísticos difícil será su habitabilidad. Los videojuegos de ciudades podrán generar un nuevo diálogo entre el diseño urbanístico y su habitabilidad.

Igualmente, el nuevo lenguaje arquitectónico pasa por la digitalización y la creación de contenidos virtuales. La representación virtual de un edificio, una ciudad abre la puerta a un nuevo diálogo con los futuros habitantes: experimentar antes de construir.

Esto se materializa en el mundo de la arquitectura gracias a la metodología BIM (Building Information Modeling) y a la del CIM (City Information Modeling) y el LIM (Landscape Information Modeling) para el entorno urbanístico y paisajístico. Estas metodologías, ya utilizadas por los despachos de arquitectura, urbanismo e ingeniería, permiten diseñar y construir virtualmente, de manera colaborativa, antes de construir físicamente. Los modelos virtuales, fruto de esta manera de trabajar, constituyen la base de los Gemelos Digitales (DigitalnTwin), necesarios para las ciudades del futuro y para la ciudad gamer.

Los city gamer jugando cumplirán dos objetivos, uno educativos que enseña al ciudadano a pensar la complejidad de su futura ciudad como un urbanista, arquitecto y otro como promotor de la creatividad y la innovación ante la propia complejidad del urbanismo.

Como describe la arquitecta María Tomé: «Los videojuegos han demostrado ser el nexo de unión entre la ciudad y la tecnología, reto que tienen por delante las Smart cities. Además, son capaces de unir en el mismo espacio, tiempo y lugar toda la diversidad de las personas, dado que independientemente de quién seas, cómo seas o de dónde vengas, lo importante es cómo juegas».

Con los gamers urbanistas desde esta perspectiva podemos pokemizar los parques para jugar y promover la vida activa ya que juego caminando e incluso aplicando soluciones digitales activas como Multi Ball. Lo digital como promotor de una vida activa, llevándonos a entender el significado de las nuevas tendencias de ciudades, creativas, activas, felices, resilientes, verticales, emocionales, interactivas, etc.

Ya han pasado años desde el lanzamiento de la primera entrega de SimCity, uno de los primeros videojuegos en el género de la construcción de ciudades. Es un videojuego de estrategia en tiempo real, donde el objetivo es crear una ciudad desde la nada y administrar la calidad de vida de los ciudadanos y los servicios que se ofrecen en ella, como las plantas de residuos o las áreas verdes. Su relación con el urbanismo es evidente, ya que los jugadores tienen un mapa en blanco y deben ir incorporando edificios, servicios hasta crear esta ciudad que es ideal.

Jugar a SimCity ayudará a desarrollar nuestra comprensión del entorno urbano y el papel de los planificadores urbanos. Si quieres ver cómo sería una ciudad sin coches, caminable, densa, con espacios arquitectónicos emocionales, sensoriales, simplemente juega y diseña.

Minecraft, uno de los fenómenos de la última década en el mundo gamer, es un juego tan poderoso como sencillo, que parte del básico de cualquier construcción: un bloque. Puedes crear gracias al gameplay que permite recorrer libremente un mundo distinto en cada partida, es posible crear cualquier tipo de estructura, desde mundos utópicos hasta megaciudades. Ya existen proyectos de urbanismo actuales como Block by Block que utilizan Mincraft para desarrollar estrategias como la creación de espacios o placemaking donde los ciudadanos pueden decidir sobre el diseño de sus propias ciudades.

En esta sociedad que vive entre la posmodernidad y el transhumanismo seguiremos siendo jugadores físicos y digitales (gamers), nos encanta jugar para dar valor a su propio entorno vital poniendo a las personas en el centro y la tecnología como herramienta. Los jugadores transforman el mundo pues también las ciudades.

Usando el término formgiving del arquitecto Bjarke Ingels: que significa dar forma a algo a lo que no le ha dado forma todavía. Los videojuegos de ciudades podrán dar forma al futuro.

Compartir el artículo

stats