Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M. Alonso

Sol y sombra

Luis M. Alonso

La oposición estorba

En su primer cara a cara con Sánchez, Feijóo ha evidenciado, según dicen los expertos en escenificaciones, algún que otro fallo de principiante. Pero eso no significa que, actuando con cierta ingenuidad, le vayan mal las cosas en comparación con la vacua arrogancia del Presidente. Si tiende la mano para colaborar desde la oposición, jamás tendría que esperar del interlocutor en el Gobierno el tono desabrido de que estorba con sus propuestas. Salvo si ese gobierno lo preside Pedro Sánchez, que es el primero en oponerse a todo excepto a la sumisión del adversario. El primero, también, en hacer suya la frase de Groucho Marx de que no sé qué me vas a proponer, pero me opongo.

¿Estorbar? La oposición está obligada a formular propuestas para que no la acusen de negarse a todo por sistema sin ofrecer alternativas. Feijóo, por lo que conocemos hasta el momento, parece dispuesto a sustituir el habitual zasca por el ofrecimiento y la colaboración, siempre y cuando, como es lógico, que al partido que representa le parezca beneficioso para el país. Por algo, el juego de la política consiste en ofrecer y convencer. Sin embargo, todo aquello que provenga del PP que no sea la renovación del Consejo General del Poder Judicial, de acuerdo con las reglas de injerencia y de reparto de los partidos, a Pedro Sánchez le estorba. A Feijóo no lo necesita para nada fuera de plegarse en el CGPJ y sacarlo de apuros cuando sus socios se muestran en desacuerdo con las propias medidas o leyes que aprueba el Consejo de Ministros, algo que, dado el cisma interno, cada vez sucede con mayor frecuencia. Y el líder popular, a su vez, prefiere jugar la carta de la oposición constructiva en vez de la del enfrentamiento sistemático, para cargarse de razones y elevar el discurso. Parece haber elegido la máxima de Talleyrand de que la oposición es el arte de estar en contra tan hábilmente que, luego, se pueda estar a favor.

Compartir el artículo

stats