Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manolo Ojeda

Cartas a Gregorio

Manolo Ojeda

«All you need is love»

Querido amigo, andaba yo el otro día por la calle tarareando tranquilamente el «All You Need Is Love» de los Beatles, cuando de repente me encontré con John Lennon…

Ya sé, Gregorio; que vas a decir que no he podido ver a John Lennon porque hace más de cuarenta años que murió, pero me parece una tontería que digas que no existe solo porque no podemos verlo. Es como decir que Mozart o Beethoven no existen porque nunca los hemos podido ver.

Si solo existiera la gente que vemos tendríamos que limitarnos a vivir en el pequeño mundo de cada uno, pero son también el resto de los sentidos los que nos muestran la inmensidad que tiene cada persona.

Es la interrelación entre esas personas lo que crea la realidad que compartimos, de modo que nadie existe si no es parte de los demás, ni nadie crea nada que no sea consecuencia de las circunstancias que nos rodean.

Lennon no hubiese podido crear “All You Need Is Love” si desde niño no hubiese sufrido el desamor de unos padres separados, como tantos otros niños de su generación, ni hubiese compuesto «Strawery Fiels Forever» si no hubiese descubierto uno de sus lugares preferidos para jugar con los amigos de su niñez; un jardín abandonado que pertenecía a un orfanato del Ejército de Salvación llamado Strawery Field, que estaba cerca de su casa.

Lo que te quiero decir, Gregorio, es que tanto tú como yo somos, de alguna forma, parte de la vida y las circunstancias que conformaron la de John Lennon, y no se debería entender una cosa sin la otra.

La cuestión es que, si cada individuo forma parte de un todo, somos también parte de lo que está pasando hoy, y ya sea para bien o para mal, por acción o por omisión, compartimos los hechos y los criterios de, por ejemplo, Vladimir Putin…

Decía Ortega y Gasset que las personas somos según sean nuestras circunstancias, pero resulta que cada vez somos menos persona y más circunstancia, de modo que, si los americanos fabrican millones de litros de Pepsi Cola es porque saben que nosotros vamos a consumirlos y no lo contrario. Así que, gracias a nosotros, existen bebidas gaseosas y comida basura.

Habría que saber lo que dirá la historia sobre la guerra de Ucrania, Gregorio, porque, al final, siempre son los mismos los que por cualquier razón provocan las guerras, y ya pueden ser europeos, rusos, americanos y hasta chinos, que lo importante es lograr y mantener el poder, no importa el precio ni los medios que tengan que utilizar para conseguirlo.

Estoy convencido de que esa fue la razón por la que le pegaron tres tiros a John Lennon, por atreverse a imaginar un mundo sin fronteras, sin religiones y sin ejércitos. Su delito fue decir que, para convivir en paz «todo lo que necesitamos es amor…»

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene.

Compartir el artículo

stats