Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Durán

Reseteando

Javier Durán

Periodista

Se puede decir que ha sido una borrachera

Boato, grandilocuencia, hipérbole, grandiosidad, monumentalidad, divinidad, sideral, extenuante, asfixiante, retorcido, majestuoso, venerable, humillante, plutocrático, irritante, poderío, Dios, poder, feudalismo, orgullo, soberbia, artístico, dogmático, cielo, coronación, derrocamiento, hipocresía, colonialismo, neocolonialismo, reinado, ruptura, corona, edecán, ecuestre, sibaritismo, secreto, funambulismo, superarquitecto, gótico, iglesia, británico, flema, fiesta, ginebra, jerez, corgi, escocés, hindú, té, pastas, castillos, infidelidades, parricidios... ¿En qué mundo nos ha tocado vivir? Nada menos que diez días después (y un poco más) de esta olimpiada sin antorcha y con el catafalco de Isabel II de un lado para otro, el planeta (pobres y ricos) puede decir seriamente que ha estado emborrachándose y que no sabe aún cuánto le durara la resaca. Una borrachera que, un mes más un mes menos, empalma con las libaciones interminables de Boris Jonhson y su guardia pretoriana, cuyos alientos vidriosos casi superaron al viejo capitán de La Isla del Tesoro. del escocés y el siempre amado Robert Luis Stevenson. Salimos de la perturbación catódica dando tumbos y un tanto confundidos de que todavía pueda existir en el mundo algo parecido a lo de ayer y lo de semanas atrás. Pienso en los grandes hombres y mujeres que sólo pidieron un simple epitafio para la losa fría de sus tumbas, o en los que cayeron en guerras fratricidas y yacen bajo el suelo regado por la sangre de las grandes batallas. No faltan los que ven en el ceremonial el mejor cebo para que Londres refuerce su condición de parque temático de las brumas monárquicas, convirtiéndose así en la serie más directa (más malvada) de una corona que pacta a orillas del Támesis con el siempre manipulador Tommy Shelby de los Peaky Blinders. ¡Salvar la monarquía! Otros ven el fin de una era personificada en un Carlos III amoratado, con los dedos torpes, malhumorado, con dolores lumbares, ridículo en sus oropeles... Este exceso galáctico retro nos pasará factura. Tras el brexit, el brexit isabelino y de su heredero.

Compartir el artículo

stats