Sol y sombra

Izquierda: sumar y restar

Yolanda Díaz.

Yolanda Díaz. / EFE

Luis M. Alonso

Luis M. Alonso

Parece ser que Sumar le está restando al PSOE. Y que Yolanda Díaz, al mismo tiempo, cobra fuerza entre el electorado de Podemos. Si es así y teniendo en cuenta que la política hace tiempo que se rige por asuntos del corazón y del fulanismo, la explicación podríamos hallarla en un descenso del liderazgo de Pedro Sánchez –sobre su falta de credibilidad ya cuesta repetirse– y de una caída en picado de Pablo Iglesias, Ione Belarra y esa otra señora con cara compungida, la ministra de Igualdad, desautorizada por sus socios en la ley del «sólo sí es sí», que tanto daño social ha producido cuando lo que se pretendía seguramente era lo contrario. No creo que Montero y Belarra, pese a su comprobada e insistente idiocia, buscasen como resultado que casi un millar de agresores sexuales se beneficiasen de ella. Y que cuarenta y ocho de las cincuenta audiencias provinciales de España hayan tenido que rebajar penas a violadores. Aunque, ya digo, lo peor de equivocarse es insistir en el error sin ánimo de enmendarlo.

Eso sí, de la crisis morada ha emergido otra princesa del pueblo: Yolanda Díaz. Siendo generoso con ella sospecho que nada es lo que parece detrás de un discurso hueco. El envoltorio, sin embargo, ha arropado la figura. Y en su caso le ha favorecido tener en frente, o al lado, dependiendo de la circunstancia y el momento, a Sánchez, desmejorado por su propia inercia, o a los enfurruñados malhumorados de Podemos que, tras su fallido asalto al Palacio de Invierno, inician la decadencia enfrentados unos con otros. Sin ir más lejos permanecían encerrados unos cuantos en Gijón, entre ellos la candidata autonómica, por desavenencias en la elaboración de las listas. Todo ello ha permitido a Yolanda Díaz pescar en los dos caladeros de la izquierda. Aunque algunos sigamos sin entender lo que dice, siendo conscientes de las intenciones, otros le están comprando la moto. Veremos hasta dónde llega la condescendencia de Sánchez.

Suscríbete para seguir leyendo