La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Olga Merino

La espiral de la libreta

Olga Merino

Cara de niña, cuerpo de estrella porno

La moda de los jóvenes diseñadores habla de sentimientos

Una chica de veintipocos años entra en la tintorería del barrio. – ¿Podrías tenerme la falda lista para mañana?

– ¿Qué falda?– pregunta la dependienta, perpleja ante el mostrador vacío.

– La que llevo puesta. Me la he manchado de protector solar; vengo de la playa.

La tintorera, amabilísima, nada que ver con la familia de los tiburones, asiente. Acto seguido, la muchacha se baja la cremallera, se queda en paños menores y sustituye la falda roja por un pareo que se ata a la cintura con suma gracia. Le queda estupendo. Sonriente, sale del establecimiento dejando tras de sí un rastro de sutil liviandad, mientras la observamos marcharse con cierta condescendencia entre maternal y boomer. La dependienta y una servidora, más o menos coetáneas, enhebramos una charla sobre la magia de la juventud, la efímera edad de la frescura, la despreocupación, la inocencia, las posibilidades infinitas.

– ¿Sabes? –dice la tintorera–. Tal vez me quitaría algunos años de encima, pero volver atrás, ser joven en estos tiempos, ni hablar. ¡Qué difícil!

Regreso a casa pensando en el asunto y en la canción aquella de Cliff Richard, The Young Ones, que exhorta a los jóvenes a no tener miedo. «Vivir, amar, mientras la llama está viva, / porque no seremos jóvenes por mucho tiempo». No te das cuenta y en un suspiro han pasado 20, 30, 45 años.

Qué difícil ser joven ahora, sí. En la radio hablan sobre el caso de Almendralejo (Badajoz), donde se investigan al menos 22 denuncias de deepfake, de niñas cuyos rostros se han trucado con cuerpos desnudos mediante inteligencia artificial para difundirlos luego por redes sociales. Los presuntos autores de los collages atroces tienen edades comprendidas entre los 12 y los 14 años.

«Vivir es una agresión», escribió la norteamericana Susan Sontag. Cierto. La vida es un campo de minas, sobre todo en la adolescencia, cuando la herramienta del discernimiento aún no está pulida. Lo fue antes y lo sigue siendo ahora, con el agravante de que las nuevas tecnologías facilitan el acceso a pornografía dura a edades cada vez más tempranas.

Nos enfrentamos a una sociedad nueva, infinitamente compleja, donde la libertad abre caminos espectaculares, pero atenazados por el caos. Adultos, padres, profesores, educadores no debemos seguir mirando hacia otro lado ni condescender con que un móvil sofisticado, sin control parental, sea el regalo estrella de las comuniones.

Compartir el artículo

stats