Opinión | Cartas al director

Laurentina Parada

En deuda con Yolanda Arencibia

La catedrática de Literatura, Yolanda Arencibia.

La catedrática de Literatura, Yolanda Arencibia. / LP / DLP

La tarde del pasado día nueve de este mes de mayo,Yolanda Arencibia ha recibido el premio que le fue otorgado en el XXXII concurso literario de Comillas por su biografía de Galdós, que presentó conjuntamente con unas sesenta obras literarias de otros autores, obteniendo el premio que, por motivos del Covid, no le fue entregado hasta ahora.

Ante el Presidente del Cabildo, la Consejera de cultura de esa entidad, de otras autoridades y de conocidos personajes del mundo de la cultura, de sus familiares y de sus fieles oyentes del Club de Lectura de la Casa Pérez Galdós donde tuvo lugar el acto de entrega, Yolanda tomó la palabra varias veces, haciendo las delicias del público por su oratoria exenta de grandilocuencia, como buena canaria que es, con su elocuencia llana y sencilla, igual que fue el hablar de nuestro Don Benito, buen canario también; pero con tanta sabiduría la de Yolanda, sobre la vida de Galdós, que nos la cuenta de manera tan amena y arrolladora, que escucharla es una delicia que jamás te puede cansar, por la forma tan amena de expresarse, que nos da la sensación de estar sentada en la cocina de nuestra casa, con una amiga que nos cuenta relatos familiares de interés, sin que por ello desmerezcan un ápice la importancia de sus relatos.

Desde hace muchos años, Yolanda dirige, generosamente, el Club de Lectura de la Casa Pérez Galdós de la calle Cano, donde, desde que ella lleva la batuta, sólo se leen obras de nuestro Don Benito; y cuando empezó la pandemia ya se habían terminado de leer los 45 maravillosos Episodios Nacionales de nuestro querido escritor de prestigio internacional.

¿Conoce el pueblo canario en general la obra de nuestro insigne Galdós? Creo que no, y que no existe tampoco ese orgullo que, como grancanarios, deberíamos sentir por un escritor que está considerado de los más importantes de nuestro país. Que una persona como Yolanda Arencibia, haya dedicado toda su vida al estudio de nuestro ilustre literato, empujada desde muy joven por su mentor Alfonso de Armas, es un caso extraordinario que toda Canarias debe agradecer.

Pero, si hay alguien que, de verdad, pueda sentirse en deuda con esta catedrática de literatura galdosiana y autoridad mundial entre los estudiosos internacionales de Galdós, somos el grupo de personas que mes a mes y durante muchos años, hemos asistido al Club de Lectura de la casa Pérez Galdós a deleitarnos con los relatos que, sobre la vida de nuestro insigne Don Benito, nos regala Yolanda Arencibia generosamente. Por medio de estas sencillas líneas me arrogo la representación de todos los que leen y comentan las obras de nuestro afamado autor y escuchan los relatos de quien dirige ese club de lectura, para demostrar cuán satisfechos y felices salimos cada martes. Por todo ello, ¡Gracias, Yolanda!